Edimburgo 2010

Abril 18, 2010 |  Tagged , , |

Edimburgo 2010

Escrito por Gary Gilley

(Abril / mayo 2010 – Volumen 16, Número 2)

Los conocedores de la historia de la iglesia actual y de la misionología en particular, probablemente estarán familiarizados con Edimburgo 1910. Se considera como la más grande conferencia misionera de esa fecha y, posteriormente, ha demostrado ser la más influyente. En honor de su centenario, cuatro grandes conferencias se han previsto para el año 2010, después de haber estado en desarrollo desde 2005 [1] (junto con muchos otros centros menores), todos conectados con y bajo el entorno de Edimburgo de 2010. El primero será en Tokio, mayo 11-15. Edimburgo continua el 2 de junio -6, seguido de Ciudad del Cabo, octubre 16-25 y, finalmente, Boston, noviembre 4-7. Cada conferencia es algo independiente, con diferentes listas de oradores, papeles y agendas, pero que están trabajando en cooperación y van a compartir sus investigaciones e intentar establecer directrices e iniciativas de alcance mundial en el futuro.

Edimburgo 1910

Es significativo para nuestro análisis de estas conferencias ver hacia atrás a la original Conferencia de Edimburgo y determinar por qué tanto entusiasmo se está generando sobre lo que sucedió hace 100 años. En 1910, los líderes de la conferencia, John R. Mott y JH Oldham reunieron a 1.200 delegados representando los esfuerzos misioneros de la mayoría de las principales denominaciones existentes en el momento. Si bien la mayoría de los delegados eran de países occidentales, una característica única de Edimburgo 1910 fue que por primera vez líderes de la iglesia no occidentales estaban involucrados en una conferencia misionera importante. También hubo varios representantes delegados femeninos, aunque se quedaron bajo perfil.

En un esfuerzo por ganar el mayor número de participación posible y, en líneas generales para hacer frente a los problemas apremiantes, Mott y Oldham realizaron dos decisiones monumentales. Limitarían la agenda a la política misionera, el entrenamiento y la estrategia y no permitirían la discusión de cuestiones teológicas ni requerirían la firma de una declaración doctrinal. Dada la principal inquietud teológica de la época éstas parecen ser las increíbles decisiones, pero al parecer se hicieron para evitar la división y para promover una divulgación unida con el evangelio. Otro punto de interés fundamental era que si bien no fueron invitados delegados de las traiciones católicos u ortodoxas orientales se decidió, sin embargo evitar debates sobre las misiones en las partes saturadas católicas y ortodoxa del mundo. Estas resoluciones se basaron en la creencia equivocada de que todos los involucrados eran evangélicos, por lo que se supone estaban en acuerdo doctrinal.

Por desgracia, Mott y Oldham habían allanado el camino justo para el movimiento ecuménico del siglo XX.  Directamente surgiendo de Edimburgo 1910 estaría la formación del Consejo Mundial de Iglesias en 1948. David J. Hesselgrave Profesor por mucho tiempo en la Universidad Trinity, cita una autoridad líder diciendo que en Edimburgo 1910 fue “el punto de partida del movimiento ecuménico moderno en todas sus formas.” [2] El movimiento ecuménico se ha traducido en un compromiso generalizado cuando organizaciones misioneras, denominaciones y líderes cristianos en particular han decidido deponer las diferencias doctrinales con el fin de asegurar alguna forma de unión externa y de conformidad con casi cualquiera que se atribuya el nombre de Cristo.

Es poco probable que los líderes de la Conferencia original de Edimburgo dirigieran tales consecuencias a la mayoría de los que tuviesen posiciones doctrinales sólidos. Tampoco puede la violación del liberalismo en el evangelicalismo echarle la culpa a Edimburgo ya que las raíces del liberalismo teológico han precedido a Edimburgo por décadas. En realidad, la batalla liberal-fundamentalista estaba en su apogeo en 1910 como quedó patente con la publicación, entre 1910 y 1914, de una serie de folletos titulados “Los fundamentos”. Las líneas de batalla en ese momento estaban siendo elaboradas en torno a las doctrinas cardinales de la fe y los campeones de ambos lados habían marchado al frente de la batalla. En un par de décadas las dos partes continuaron por caminos separados. Los liberales afirmarían la mayoría de las principales denominaciones y la mayoría de las instituciones cristianas, escuelas y organizaciones y difunden su evangelio de mejoramiento social para el planeta. Los conservadores, conocidos desde el principio como fundamentalistas, se separan de sus alineaciones anteriores y afiliaciones y crean sus propias denominaciones, escuelas, organizaciones y misiones. Con el tiempo, los fundamentalistas se dividirían por la cuestión de la separación. Aquellos que mantenían el nombre de fundamentalistas se aferrarían a sus posiciones conservadoras, tanto doctrinales y su postura separatista, a veces hasta la exageración. Los mismos etiquetados como neo-evangélicos, o nuevos evangélicos, tratarían de mantener una fuerte doctrina, pero rechazarían el separatismo, intentando lo mas posible cooperar con los de otras orientaciones teológicas, resultando a menudo en compromiso.

Lo que Edimburgo 1910 añadió a la mezcla era establecer un patrón de estilo de conferencias ecuménicas dedicadas a las funciones y propósitos, con poca consideración al acuerdo doctrinal. Como Hessegrave señala: “Desde el tiempo de Edimburgo, el movimiento ecuménico moderno se ha caracterizado más por la unión de organización que por consenso teológico.”[3] Por ejemplo, cuando el Consejo Mundial de Iglesias (CMI) se formó en 1948 su única declaración de fe fue que uno “confesara al Señor Jesucristo como Señor y Salvador.” Esta afirmación es tan amplia que permitía prácticamente que todas las denominaciones cristianizadas profesantes e incluso las sectas lo afirmaran. No sólo el CMI finalmente se materializaría de Edimburgo, sino un número de otros resultados no gratos vendrían también. Hessegrave identifica varios entre ellas:

  • Una indecisión en cuanto a la naturaleza y el significado de la misión cristiana. ¿Qué es lo que exactamente la iglesia ha recibido como comisión para hacer? Hasta el día de hoy este debate se desencadena sobre esta pregunta.
  • La asignación para “las teologías contextualizadas”, que abrió la puerta a las enseñanzas aberrantes como la “Teología de la Liberación”.
  • El virtual abandono de las misiones por parte de las principales denominaciones protestantes en los Estados Unidos. A principios del siglo XX, el ochenta por ciento de los misioneros norteamericanos eran de iglesias principales; a finales del siglo sólo seis por ciento.[4]

Teniendo en cuenta el legado de Edimburgo 1910, parece extraño que los evangélicos en todo el mundo se están preparando para celebrar su centenario. La gente puede optar por recordar un acontecimiento trágico, como la invasión de Pearl Harbor, pero no lo celebramos. El que los miembros del Consejo Mundial de Iglesias den reverencia a esta conferencia no nos sorprende, puesto que abrió la puerta a un nuevo tipo de ecumenismo que se convirtió en la marca del CMI. Pero que la comunidad evangélica está igualmente impresionada nos debe hacer pensar. Que quieren unirse a la CMI en la promoción de las repercusiones de Edimburgo 1910 debe ser un llamado de atención para el estado de la iglesia conservadora en la actualidad. Por supuesto las cosas no son tan en blanco y negro en la superficie. Echemos un vistazo.

Edimburgo 2010

Si bien varias conferencias misioneras planeadas para 2010, honran el Edimburgo original, el objetivo declarado, de acuerdo con su sitio web oficial, es “profundizar y fortalecer su visión profética de la unidad de todo el mundo, unidad Cristiana multicultural – una unidad marcada por la pasión compartida por difundir la Buena Noticias de Jesucristo.” [5] Este es un noble objetivo, pero una pregunta legítima que necesita ser tratada es el contenido de las “Buenas Noticias” de Edimburgo 2010, especialmente teniendo en cuenta las amplias variantes doctrinales entre los participantes. En el evento de 1910, los asistentes fueron en gran parte de las principales denominaciones importantes. El liderazgo asumido, quizá equivocadamente, de que todos los participantes celebraban una comprensión de la doctrina evangélica, incluyendo el evangelio. Esto fue sin duda una idea ingenua, especialmente a la luz de que las incursiones de la teología liberal se lograban en ese momento dentro de la mayoría de las denominaciones. En cambio el liderazgo de Edimburgo 2010 parece descartar los problemas doctrinales con muy poca preocupación. Ellos declaran: “Considerando que 1910 fue confinado al protestantismo, los participantes en el año 2010 provienen de toda la gama de tradiciones y confesiones cristianas, como la Iglesia católica, ortodoxa, pentecostal y las iglesias independientes, y muestra un mayor equilibrio de género de edad.”[6]

Dado que muchos dentro de este “rango de tradiciones y confesiones cristianas” sostienen distintas interpretaciones del mensaje del evangelio, uno tiene que preguntarse qué buena noticia finalmente es difundida. Esto no es poca cosa cuando leemos la siguiente declaración que expresa el resultado previsto de la Conferencia:

Un diálogo clave sobre la misión se iniciará con los líderes de la misión, desde los antiguos movimientos misioneros del Norte y los nuevos movimientos misioneros del Sur y del Este, con diálogos mantenidos entre representantes de diferentes tradiciones cristianas, [y] Redes se crearán y se formaran alianzas de manera que desarrollen una mayor colaboración estratégica y una mayor sinergia en el cumplimiento del mandato de la misión.[7]

Diálogos, alianzas, una colaboración estratégica y una mayor sinergia (entre las tradiciones) con el fin de cumplir con el “mandato de la misión” es el resultado deseado de Edimburgo 2010. Todo esto es muy preocupante dado que el “mandato de la misión” (especialmente el contenido del mensaje del evangelio) se ha dejado sin definir aún incrementando alianzas ecuménicas y la sinergia se están formando (entre los que no están de acuerdo sobre el mandato y su contenido) para cumplir con dicho mandato.

Con el fin de lograr estos nobles objetivos numerosos eventos en todo el mundo están en el tablero del esquema. Veintitrés eventos, además de los cuatro grandes de la cual voy a dar más detalle a continuación, están previstas para 2010 según el sitio oficial de Edimburgo.[8] Las descripciones dadas para estos proyectos hacen mucho hincapié en el ecumenismo. Otras dos conferencias más pequeñas, pero conectados de interés particular incluyen:

La Conferencia Mundial sobre el cristianismo en Liverpool, Inglaterra: “Unidad de los Cristianos en Misión y Servicio.” Aparentemente describiendo su propia conferencia, los líderes afirman: “Las iglesias de Liverpool han tratado de continuar su testimonio ecuménico. La Iglesia Anglicana y las Iglesias Romanas han creado varios ejemplos de vivir el ecumenismo … Esta conferencia consistirá no sólo en misionólogos y teólogos cristianos, sino de estudiosos de trasfondos cristianos y no-cristianos y será organizado en estrecha colaboración con los organizadores de Edimburgo de 2010.”[9]

El 44º. Seminario Internacional Ecuménico celebrado en Estrasburgo, Francia: “Misión y Ecumenismo en la Aldea Global, 100 años después de la Conferencia de Edimburgo.” Su sitio web dice: “El año 2010 marca el centenario del movimiento ecuménico, que se inició, de manera significativa, en la Conferencia Misionera Mundial de Edimburgo. Preocupada por las disputas de que las tierras de los misioneros fueron importados a la tierra nueva y dañando la credibilidad del Evangelio allí, los primeros esfuerzos para reparar la unidad entre los protestantes tenían un propósito distintivo evangélico y misionero.” Uno de los temas principales en esta conferencia será: “¿Es la justicia o la evangelización el contenido principal de la misión hoy?” [10]

A partir de estas descripciones, y muchas otras, no es difícil ver que el año 2010 se este siendo dedicado tanto a la ampliación de la red ecuménica y a la ampliación de la comprensión del evangelio. Esto no debería ser sorprendente, ya que los miembros del Consejo General de Edimburgo de 2010 incluyen líderes de los Adventistas del Séptimo Día, del Catolicismo Romano, la Comunión Anglicana, el Consejo Metodista Mundial y el Consejo Mundial de Iglesias.[11]

Es significativo que el gran evento final, la Conferencia del Estudiante de Boston patrocinada por el Instituto Teológico de Boston y dominada por instituciones católicas romanas, ha sido elegida para concluir los eventos “ofreciendo un resumen y análisis de las anteriores Conferencias de Edimburgo.”[12] Esto sin duda dará lugar a Boston con una considerable influencia y dominio sobre el proceso de Edimburgo 2010 en adelante.

Debido a que cada una de las conferencias tendrá un sabor algo distintivo, quizás una palabra breve o dos en las cuatro conferencias primarias sería instructivo:

Tokio: Mientras que las iglesias locales están invitadas a las “celebraciones” nocturnas, durante el día habrá una muy seria ‘consulta’ de los ejecutivos de la misión y los líderes de la misión – porque, como en 1910, todos los participantes serán delegados elegidos y enviados por agencias de misión, nadie será invitado como individuo.”[13] Tokio puede ser más carismática por naturaleza que los demás, como es evidente por algunos de sus ponentes plenarios entre ellos David Cho, pastor de la iglesia más grande del mundo (totalmente arraigada en la teología de Palabra de la Fe),[14] Iglesia Yoido Evangelio Completo en Corea del Sur, y el pastor Okuyama Minoru y organizador de la Nippon Revival Association, una comunidad para líderes japoneses de la iglesia pentecostal y carismática.

Edimburgo: Esta conferencia es al parecer el  invento del Consejo Mundial de Iglesias de Misión Mundial y Evangelización y se describe en su página web como una “experiencia común del ecumenismo más amplio.” Además el CMI afirma: “El CMI desempeñará un papel principal en la organización de una conferencia propia ampliamente celebrada de misión en junio de 2010 en Edimburgo, en coordinación con los asociados en el movimiento ecuménico, dentro y fuera de la comunión del CMI.”[15] Habrá presencia significativa de católicos romanos y de las iglesias ortodoxas en Edimburgo.

Ciudad del Cabo: La Conferencia Ciudad del Cabo será en conjunto con El Congreso Lausanne III de Evangelización Mundial y es considerado el más conservador de las principales conferencias. Dispone de seis oradores principales (cada uno al parecer, predicando un mensaje del libro de Efesios) de seis regiones del mundo, con John Piper representando a América del Norte. La estudiante de doctorado de la Universidad de Boston y el secretario general de la Fraternidad Teológica Latinoamericana Ruth Padilla DeBorst es una de las dos mujeres expositores, [16] 4000 líderes de 200 países han sido invitados y se han establecido criterios especiales para “incluir a los hombres y mujeres de un amplio espectro de nacionalidades, etnias, edades, profesiones y afiliaciones denominacionales.” [17]

Boston: El Instituto Teológico de Boston desarrollará el tema “El Cambio de Contorno de la Misión Mundial y el cristianismo” y tiene por objetivo “descubrir una visión de lo que podría constituir la misión en el siglo veintiuno”.[18] El Instituto Teológico de Boston es una asociación de nueve escuelas y seminarios de teología en el área de Boston entre ellos tres escuelas católicas romanas y ortodoxas y una fuerte conexión con el Consejo Mundial de Iglesias. Como en Ciudad del Cabo, Ruth Padilla DeBorst será el orador principal al igual que dos líderes católicos: Yale Divinidad profesor de la Escuela Lamin Sannah, Presidente de la Sociedad Teológica Católica de América Peter Phan, y el líder emergente Brian McLaren.

Metodista Unida: La denominación Metodista Unida también está planificando una gran conferencia para que coincidiera con Edimburgo 2010 en Nashville, Tennessee a partir de octubre 15-17. Esta conferencia se titula “Reconsidera la Misión: Reflexión y Acción de Edimburgo 1910-2010: Misión de compromiso pasado, Presente y Futuro.” [19] El orador principal es Dana Robert y “en el diseño del programa se incluyen posibilidades de debates interconfesionales y ecuménicas sobre la base de los ricos recursos de la conferencia misionera de Edimburgo 2010. Los participantes del la conferencia oficial Edimburgo 2010 se conducen fuera de la sesiones y el estudio de temas seleccionados se pondrá de relieve durante tres días juntos.” [20]

Evaluación:

Es importante entender que mientras que las cuatro principales conferencias de Edimburgo 2010 son algo diferentes en los programas y grupos interesados, los organizadores de las cuatro se reunieron en el invierno de 2008 en Boston “para comparar notas y la cooperación al compromiso. Las cuatro reuniones forman parte de una proceso de reflexión y activismo que es probable que continúe más allá de 2010… los organizadores han expresado su compromiso de trabajar juntos y enviarán representantes a cada una en otras reuniones.”[21] Todas incluyen a mujeres que prediquen incluyendo la profesora Robert Dana de la Iglesia Metodista Unida, tanto en Edimburgo y Boston, y Ruth Padilla DeBorst en Ciudad del Cabo y Boston. Además de las conferencias se han comprometido a nombrar a mujeres como la mitad de todos los delegados.[22]

Cada conferencia discutirá y creara documentos sobre temas únicos, pero relacionados con la superposición de las misiones mundiales. De una forma u otra, sin embargo, la definición del evangelio esta en sí misma sobre la mesa. Por ejemplo en la conferencia de Edimburgo uno de los temas es “la espiritualidad misionera y el discipulado auténtico”, que tratará de “articular una motivación y una dinámica para la misión que tenga sus raíces en el reino de Dios.” Para abordarse esta “¿Qué forma toma la misión cristiana cuando tiene el reino de Dios como horizonte último?”[23] Dado que el movimiento emergente centra su entendimiento de la fe y la iglesia en el reino de Dios, es de vital importancia ver qué definición se da sobre el reino. La tendencia recientemente no sólo dentro de la iglesia emergente, sino en mucho del evangelicalismo es adoptar la línea principal de la comprensión confesional del reino como difusión del evangelio social, más que el evangelio de reconciliación y de redención en Cristo.

Esto es aún más evidente en Ciudad del Cabo, ya que se ocupará de lo que sus organizadores consideran las seis cuestiones globales de nuestros días bajo el lema “Toda la iglesia tomando todo el Evangelio a todo el mundo.” Si bien esto lo convierte en una declaración de visión ágil casi toda palabra está llena de peligros potenciales. Dado el alto énfasis en la unidad ecuménica en todas las conferencias de Edimburgo, parece que “toda la iglesia” incluye prácticamente todas las ramas y las tradiciones dentro del cristianismo tanto católica romana y ortodoxa, así como las principales denominaciones. El “todo el evangelio” se define por lo que se entiende por “todo el mundo.” Según el sitio web de Lausanne todo el mundo significa “ser facultado por el Espíritu Santo para aliviar el sufrimiento del mundo provocado por la injusticia económica, las enfermedades, el medio ambiente y la pobreza.”[24] El “todo el evangelio” aparentemente significa no sólo la buena nueva de que Jesucristo ha proporcionado por su sangre el medio por el cual los pecadores se pueden estar bien con Dios, sino también se ocupa de las injusticias sociales que se encuentran en nuestro mundo actual. Boston discutirá estos temas con el tema final de los ocho temas siendo: “Salvar al mundo: en relación a las formas seculares de hacer frente a la necesidad humana.”[25] Chet Plimpton de la Misión Nuevas Tribus ha señalado en un documento elaborado por NTM que “salvar al mundo” se basa en la implementación de los Objetivos de Desarrollo del Milenio que han sido definidos por las Naciones Unidas, a saber: eliminar la pobreza extrema y el hambre, reducir la mortalidad infantil, promover la igualdad de género, la educación primaria universal, mejorar la salud materna, combatir el VIH / SIDA, el paludismo y otras enfermedades, y garantizar la sostenibilidad del medio ambiente.[26]

David Hesselgrave, en su excelente artículo para  Southwestern Journal of Theology [Diario Suroeste de Teología] titulado: “¿Vamos a corregir el error de Edimburgo?” El Futuro de la Misión en la Perspectiva Histórica”, escribe sobre los esfuerzos de los fundamentalistas y evangélicos para corregir el error de Edimburgo 1910. Habría mucho que decir acerca de estos intentos y los distintos caminos que han llevado al pueblo de Cristo en relación con la evangelización y las misiones, pero para nuestros propósitos él identifica tres tensiones que todavía se están luchando en la actualidad, las tensiones que quizá Edimburgo 2010 desea hacer frente a de un modo definitivo:[27]

1) El lugar de la evangelización de cooperación.

“¿Justifica la predicación de un evangelio bíblico la cooperación con los clérigos liberales, que no estén suscritos a los credos históricos de la iglesia?”[28] La posición incluyente defendida por Billy Graham y Lausanne I es sin duda la posición de la mayoría hoy en día, aunque hay muchos que estén dispuestos a desafiar esta comprensión por motivos bíblicos. En los últimos tiempos más agrupaciones tales como “Evangélicos y Católicos Juntos” han intentado minimizar en gran medida las diferencias entre evangélicos y católicos romanos. ECJ esencialmente ha declarado ambas tradiciones como representante del cristianismo bíblico, hermanos en Cristo y anunciadores del Evangelio mismo. Algunos evangélicos incluso han estado “reconsiderando la doctrina de la Reforma de la justificación por la fe e incluso cuestionan la necesidad de la Reforma.”[29]

2) La naturaleza de la autoridad bíblica y la importancia de la teología evangélica.

Como se mencionó anteriormente, desde Edimburgo 1910 la doctrina y la autoridad bíblica han desempeñado un papel cada vez menor, siendo reemplazada por la estrategia y la visión en la misionología. Lo que se cree se ha convertido en secundario a las metodologías. Esto ha llevado, sin embargo, a una disminución y un debilitamiento de la singularidad del evangelio y el mandato de la Gran Comisión. Pero ¿qué importa tener una gran unidad y técnicas pulidas si nuestro mensaje no es el de las Buenas Noticias que cambia vidas de “la fe una vez dada a los santos” (Judas 3).

Hesselgrave escribe: “Ha habido un cambio decidido entre los estudiosos lejos de la infalibilidad y en dirección a la infalibilidad, con cambios concomitantes en la manera que la Biblia es traducida, interpretada y comunicada.” [30]

3) Las preocupaciones socio-políticas en relación con la misión de la iglesia.

Es aquí donde la batalla se recrudece más intensamente en este momento. En 1974 Lausanne dirigió esta cuestión en la que John RW Stott “pronuncio  [un cambio] en la dirección de una mayor preocupación social y política por parte de un segmento considerable de los evangélicos,” pero dejó la cuestión para resolverse después. Otras conferencias han considerado esta cuestión, pero ninguna de ellas la ha llevado a conclusión.[31]

Brian McLaren y los emergentes han ofrecido lo que llaman misional – “una tercera vía generosa”, entre el conservador evangelio del “Salvador personal” y la versión liberal de la misma.[32] Históricamente sin embargo, la iglesia nunca ha sido capaz de mantener en equilibrio el “evangelio social” y el Evangelio de la Redención por mucho tiempo, con el “evangelio social” finalmente ganando importancia. No es significativo que todos los organizadores de la conferencia ya están mostrando su lado, reconociendo explícitamente de la agenda social, como de igual importancia, o tal vez parte de la Gran Comisión.

Conclusión:

Hesselgrave está de acuerdo con su amigo Donald McGavran, del que debo añadir que no siempre ven con claridad el papel bíblico de la iglesia, quien escribió: “Lo que se necesita en Estados Unidos y de hecho en todo el mundo es una sociedad de misionología que dice con toda franqueza que el propósito de la misionología es llevar a cabo la Gran Comisión. Todo lo demás puede ser una buena cosa que hacer, pero no es la misionología.”[33]

Estos hombres en lo correcto. Si vamos a rectificar el error de Edimburgo, en lugar de seguir ampliando dicho error, debemos volver a las bases de la doctrina sólida y prestar mucha atención a nuestra comisión dada por Cristo. Debemos determinar hacer la obra de Dios a la manera de Dios. ¿Qué tiene que decir la Escritura acerca de las tres grandes tensiones que Edimburgo está tratando de resolver?

¿Evangelismo Cocoperativo?

Aunque no sobre el tema de la evangelización aun podemos aprender un principio de un relato hacia los exiliados judíos que regresaban en el libro de Esdras:

“Oyendo los enemigos de Judá y de Benjamín que los venidos de la cautividad edificaban el templo de Jehová Dios de Israel, vinieron a Zorobabel y a los jefes de casas paternas, y les dijeron: Edificaremos con vosotros, porque como vosotros buscamos a vuestro Dios, y a él ofrecemos sacrificios desde los días de Esar-hadón rey de Asiria, que nos hizo venir aquí. Zorobabel, Jesúa, y los demás jefes de casas paternas de Israel dijeron: No nos conviene edificar con vosotros casa a nuestro Dios, sino que nosotros solos la edificaremos a Jehová Dios de Israel, como nos mandó el rey Ciro, rey de Persia.” (Esdras 4:1 -3).

Francamente, no tenemos nada en común con los que predican otro evangelio. Los intentos de unidad ecuménica con los que rechazan las doctrinas cardinales de la fe no hacen nada para cumplir la Gran Comisión, sino van millas inculcando compromiso en el pueblo de Dios. Las Conferencias Grandes ecuménicas de la variedad de Edimburgo tienen la apariencia de hacer grandes cosas para Dios, pero sirven más para debilitar a la iglesia que el hacer discípulos a las naciones.

La naturaleza de la autoridad bíblica y la importancia de la teología evangélica.

Si bien se da servicio de labios a la Escritura y a la teología, sólo Ciudad del Cabo se ha adherido a una declaración de fe y que está seriamente comprometida por todo, desde algunos de sus exponentes plenarios de sus organizadores a sus delegados invitados. Es imposible ver como creíble una adhesión a la autoridad de las Escrituras y la importancia de la teología, cuando no hay acuerdo amplio sobre el significado del evangelio, la inspiración de la Biblia y aun las doctrinas más básicas y no negociables de la fe.

Las preocupaciones Socio-políticas en relación con la misión de la iglesia.

Recientemente todas las ramas de la cristiandad se han puesto a la par de los llamados Mandato Cultural con la Gran Comisión. El Mandato de la Cultura lleva a la implicación de que como guardianes de la tierra, la humanidad, incluidos los cristianos, han sido autorizados por Dios para resolver los problemas socio-políticos que enfrenta el mundo. Con esta presuposición la iglesia evangélica está viendo cada vez más el Evangelio como con dos frentes – proclamar la buena nueva de la redención en Cristo y la buena noticia de que trabajando juntos podemos resolver las injusticias prevalentes en todo el mundo. Sin negación de nuestro papel como mayordomos de la creación de Dios, el Mandato de la Cultura (una vez conocido como el evangelio social) confunde la misión confiada a nosotros por Cristo y diluye los recursos para hacer lo que sólo la iglesia ha sido llamada a hacer – decirle a la gente cómo puede ser reconciliada con Dios por medio de Jesucristo.

Al igual que  Edimburgo 1910, las múltiples conferencias en honor a su centenario tienen el potencial de afectar con fuerza a la iglesia de Cristo en general, y las misiones, en particular, en los próximos años. Será de gran importancia para los líderes cristianos prestar atención a lo que finalmente se levantara de Edimburgo 2010 para que puedan interactuar inteligentemente con las declaraciones, documentos y posiciones que serán inminentes.


[1] www.gbgm-umc.org/global_news/full_article.cfm?articleid=5620

[2] David J. Hesselgrave, “Will We Correct the Edinburgh Error? Future Mission in Historical Perspective” Southwestern Journal of Theology , Vol. 49 #2, Spring 2007, p. 122.

[3] Ibid. p. 123.

[4] Ibid. pp. 124-126.

[5] www.edinburgh2010.org/en/about-edinburgh-2010.html

[6] Ibid.

[7] Ibíd.

[8] www.edinburgh2010.org/en/events/other2010projects.html

[9] Ibíd.

[10] Ibid.

[11] www.edinburgh2010.org/en/about-edinburgh-2010/governance/general-council.html

[12] www.edinburgh2010.org/en/events/other2010projects.html

[13] www.bu.edu/cgcm/2010-celebrationsw/tokyo-2010/

[14] http://en.wikipedia.org/wiki/David_Yonggi_Cho

[15] www.orthodoxherald.com/2010/02/03/wcc-edinburgh-2010-conference-in-june/

[16] www.lausanne.org/news-releases/speakers-named-for-cape-town-2010.html.

[17] www.bu.edu/cgcm/2010-celebrations/cape-town-2010/.

[18] www.bu.edu/cgcm/2010-celebrations/2010-boston/ .

[19] www.gbgm-umc.org/global_news/full_article.cfm?articleid=5620 .

[20] www.bu.edu/cgcm/2010-celebrations/united-methodist-church/ .

[21] www.bu.edu/cgcm/2010-celbrations/ .

[22] www.gbgm-umc.org/global_news/full_article.cfm?articleid=5620.

[23] www.edinburgh2010.org/en/study-themes .

[24] www.lausanne.org/cape-town-2010/faq-programme .

[25] www.2010boston.org/about .

[26] www.2010boston.org/antioch-agenda .

[27] Hesselgrave, pp. [27] Hesselgrave, pp. 129-134. 129-134.

[28] Ibid., p. 129.

[29] Ibid., p. 131.

[30] Ibid., p. 132.

[31] Ibid., p. 131.

[32] Brian McLaren, A Generous Orthodoxy ( Grand Rapids: Zondervan, 2004), p. 105. 105.

[33] Hesselgrave, 136.

http://evangelio.wordpress.com/2010/04/14/edimburgo-2010/


Comments



Tu deberías estar Logueado para postear un comentario.

Nombre (requerido)

Email (requerido)

Sitio web

Speak your mind