Teísmo abierto/Apertura de Dios parte 1
Posted by Pedro Camino

Por Gary E. Gilley

(Abril / mayo de 2002 – Volumen 8, Número 3)

Toda guerra se compone de grandes batallas y escaramuzas de menor importancia. Las escaramuzas, aunque a menudo poco más que una molestia en el cuadro grande, sin embargo, no puede ser ignorado. Verdaderas víctimas son a menudo el resultado de ese conflicto y los militares ignoran a su propio riesgo. Sin embargo, la guerra se gana o se pierde en la primera línea, donde el choque principal está teniendo lugar. Así que ya está el campo de batalla cristiano. Los desafíos relativamente menores a la verdad son constantes. Un énfasis excesivo en esta doctrina, la ignorancia de la otra, la atención desmesurada en las emociones aquí, la invasión de la mentalidad del mundo allá. Estos altercados hacen caso omiso en el precio elevado de víctimas entre los creyentes e iglesias por igual. Si bien estamos de acuerdo con el puritano Richard Baxter, que “la caridad debe ser practicada en todas las cosas”, también debemos reconocer que los ataques de menor importancia en nuestro flanco, dejados sin respuesta y sin corregir, tienden a evolucionar en invasiones en toda la extensión de la palabra que amenazan el corazón de la iglesia. Tal es el tema que nos ocupa hoy.

El teísmo abierto (también conocido como el teísmo del libre albedrío, la teología y la apertura de Dios) fue, hasta hace poco, conmovedoramente muy poco conocida en la periferia del campo evangélico. En 1980, pocos notaron y a pocos les importó el rebelde perenne Clark Pinnock y sus amigos, que afirmaron que habían descubierto el “verdadero” entendimiento bíblico de Dios. Pero, más recientemente, sus opiniones han surgido y han madurado tanto en la corriente principal del pensamiento cristiano a través de los escritos de, entre otros, Pinnock, Gregory A. Boyd, profesor de teología en Bethel College (Conferencia General Bautista) y el profesor John Sanders. Más letal es el hecho de que este nuevo concepto de Dios entra a escondidas por la puerta trasera del campamento a través de escritores populares, tales como Phil Yancey, y la influencia de hombres como Gilbert Bilezikian, que, como el teólogo residente de la Willow Creek Community Church, ejerce un enorme poder sobre las mentes de muchos líderes de la iglesia moderna. Otros de acuerdo con Yancey y Bilezikian incluyen al escritor devocional/místico Richard Foster y al teólogo Donald Bloesch.[1] Un peligro especial de este último grupo es que pueden rara vez o nunca, admitir sostener convicciones teístas de apertura, pero defienden esas opiniones en formatos atractivos (por ejemplo, el popular libro de Yancey, la La Decepción de Dios).

DEFINICIONES
Tradicionales o el teísmo clásico, no sólo ha dominado la mayor parte de la historia de la iglesia, sino también la historia judía. El teísta abierto Richard Rice, aunque obviamente desilusionado con el teísmo clásico, capta bien la esencia de la noción clásica de Dios cuando escribe:
Esta visión tradicional o convencional, hace hincapié en la soberanía, la majestad y la gloria de Dios. La voluntad de Dios es la explicación final de todo lo que sucede; la gloria de Dios es el fin último al que toda la creación sirve. En su poder infinito, Dios trajo al mundo a la existencia, a fin de cumplir con sus propósitos y mostrar su gloria. Puesto que su voluntad soberana es irresistible, lo que le dicta viene a suceder y cada evento desempeña su papel en su gran diseño. Nada puede frustrar o entorpecer el cumplimiento de sus propósitos. La relación de Dios con el mundo es de esa manera una de dominio y control.[2]
El teísmo abierto desafía todos los principios de la definición anterior, negando la soberanía de Dios, Su omnisciencia y Su gloria. Pinnock sienta las bases de esta definición de lo que él llama la apertura de Dios.
A grandes rasgos, toma la siguiente forma. Dios, en gracia, da gran libertad a los seres humanos para que cooperen o trabajen con o en contra de la voluntad de Dios para sus vidas, y entren en la dinámica, de las relaciones de dar y tomar con nosotros. La vida cristiana implica una verdadera interacción entre Dios y los seres humanos. Respondemos a las iniciativas de la gracia de Dios y Dios responde a nuestras respuestas… y así sucesivamente. Dios toma riesgos en esta relación de dar y tomar, sin embargo, es infinitamente ingenioso y competente en el logro de sus objetivos finales. A veces, sólo Dios decide cómo lograr estas metas. En otras ocasiones, Dios trabaja con decisiones humanas, la adaptación de sus propios planes para adaptarse a la situación cambiante. Dios no tiene control sobre todo lo que sucede. Más bien, él está abierto a recibir aportes de sus criaturas. En el diálogo de amor, Dios nos invita a participar con él para traer el futuro a la existencia.[3]
Para algunos, y, a primera vista, la comprensión de Pinnock de Dios puede parecer atractiva y refrescante. Pero vamos a descomprimir esta declaración, y otras a seguir, para conseguir un control firme sobre lo que se esta diciendo por el teísta abierto. Los principales componentes del teísmo abierto, al que alude Pinnock, y se documenta con más detalle en los artículos futuros, son los siguientes:
1) Dios no es soberano. No siempre y necesariamente está en control. Su voluntad puede ser frustrada.
2) Dios está en riesgo. Dios responde a nuestras respuestas. Aunque Dios es infinito de recursos, se puede equivocar. Se puede caer la pelota en nuestras vidas. Nuestras acciones pueden tanto afectar a Dios como el frustrar sus planes y obligarlo a buscar alternativas. Hasta cierto punto, Dios está a merced de las decisiones y acciones de Sus criaturas.
3) Dios está limitado en conocimiento. Puesto que Dios no conoce el futuro El busca el aporte de sus criaturas para ayudarle a tomar decisiones. Él no conoce el futuro porque está sujeto al tiempo como nosotros. Él no es infinito en el conocimiento, Él está en constante aprendizaje. El no es inmutable sino que está cambiando constantemente, no en esencia, sino en entendimiento. Dios realmente no sabe lo que todos harán hasta que lo hacen.
4) El propósito último de Dios no es glorificarse a Sí mismo, sino dar y recibir amor. Su mayor atributo y central es el amor, en torno al cual giran todos los demás atributos.
Vamos a desarrollar y desafiar cada uno de estos principios del teísmo abierto, pero primero sería prudente examinar las raíces del movimiento.

HISTORIA
La primera aparición de la teología moderna abierta se remonta a un libro editado por Clark Pinnock titulado The Openness of God [La Apertura de Dios]. El libro fue publicado en 1980, reeditado después en 1985 bajo el título,The Grace of God, the Hill of God, a Case for Arminianism [La Gracia de Dios, la Voluntad de Dios, un caso para el Arminianismo]. Lo que Pinnock y los otros trece colaboradores dicen, acerca de que Dios abrió un nuevo territorio, pero no fue detectado por la mayoría, tal vez porque el título da a entender que el libro era una defensa del Arminianismo tradicional. Como veremos en un momento, este no era el caso, porque, aunque el teísmo abierto inició la base del Arminianismo, va mucho más allá de la opinión arminiana de Dios. La guerra contra el teísmo realmente no explotó, sin embargo, sino hasta Pinnock, Richard Rice, John Sanders, William Hasker, y David Basinger publicaron, en 1994, The Openness of God: A Biblical Challenge to the Traditional Understanding of God [La Apertura de Dios: Un desafío bíblico de la comprensión tradicional]. Otros libros de influencia han aparecido, incluyendo Letters from a Ekeptic [Las Cartas de un Escéptico] de Gregory Boyd,y más importante, God of the Possible [El Dios de Lo Posible], y God Who Risks [El Dios que Arriesga]de John Sanders. InterVarsity Press ha sido una importante editorial de los libros de apertura, pero Baker Books ha intensificado recientemente a dando un paso. Christianity Today ha publicado numerosos artículos sobre el tema y parece estar jugando, como de costumbre, un papel intermedio, desafiando a ambas partes a reconsiderar sus posiciones e “ir a hacer nuestra tarea.” [4] La Conferencia General Bautista está en una guerra abierta sobre la cuestión ya que Gregory Boyd es un profesor en su Bethel College and Seminary, así como pastor de una mega iglesia BGC. Liderando la carga contra Boyd está otro conocido pastor BGC y autor, John Piper. En este punto, el BGC ha sido culpable de las ambigüedades de una naturaleza que haría más afectuoso el corazón de un político endurecido. Por un lado se ha aprobado una resolución que declara que la opinión de la apertura de Dios es contraria a la comprensión de la comunión de Dios, pero en la misma conferencia (2000) se aprobó una declaración confirmando que las enseñanzas de Boyd se encuentran dentro de los límites aceptables del evangelismo. ¡Imagínese!
La afirmación constante de los teólogos de apertura es que el teísmo clásico es tanto un producto de la filosofía griega como del estudio bíblico.[5] Esto es sin duda un reto que no debe tomarse a la ligera. Por otra parte, parece haber escapado a los partidarios de la apertura de que sus opiniones no son libres de influencias similares. Un escritor traza el teísmo abierto hasta el socinianismo, un grupo disidente herético que surgió poco después de la Reforma.[6] Por supuesto, la verdadera cuestión no es si el pensamiento cristiano coincida con la filosofía secular, que, por supuesto, de vez en cuando sucede, la cuestión es si una enseñanza esta bíblicamente bien fundamentado. A la acusación de la filosofía helenística no hay duda de que Platón y sus secuaces tienen algunas cosas bien, pero eso no significa, necesariamente, que nuestra comprensión de Dios sea helenística. Douglas Kelly nos asegura: “En realidad, una lectura cuidadosa de los padres (como Atanasio, por ejemplo) demostraría la cristianización profunda de los términos y conceptos helenísticos. Aunque comenzó como términos griegos transmitiendo un contenido pagano, tales conceptos como la creación, la existencia, el logos, la providencia y la persona fueron transformadas completamente durante los primeros cuatro o cinco siglos de la era cristiana.”[7] Se debe a que los autores de la apertura carecen de una comprensión de este campo de estudio que hacen afirmaciones de este tipo, Kelly lo cree.

DISTINCIONES
Hasta hace poco, la mayoría de los cristianos evangélicos tenían una visión común de Dios. Sin embargo, ha habido, y aún existen, algunas diferencias significativas en el evangelicalismo con respecto a las acciones de la soberanía y el conocimiento de Dios. Si bien hay algunas otras teorías permaneciendo en el perímetro del pensamiento teísta, la mayoría de los cristianos han caído en uno de los dos campos hasta la reciente incorporación del teísmo abierto.

Calvinismo
Cuando un calvinista habla de la omnisciencia de Dios está diciendo que Dios no sólo conoce lo que ha ocurrido y está ocurriendo, sino que también conoce el futuro. Además, Dios es sabio y por lo tanto todas sus interacciones con sus criaturas o el universo son perfectos. Pero más que esto, el calvinista cree que Dios determina el futuro. Dios no está a merced de las decisiones de sus criaturas, sino que está activo en la determinación del curso de todos los eventos – pero lo hace de tal manera que el hombre toma decisiones que son libres dentro de los confines de su naturaleza, y es responsable de esas acciones. El cómo Dios puede estar soberanamente en el control y el hombre puede ser moralmente responsable es un misterio que no pueden ser totalmente desenredado en esta vida, pero debido a que se enseña en la Escritura debe ser aceptado por el hijo de Dios.

Arminianismo
Los arminianos están de acuerdo con los calvinistas de que Dios es sabio y perfecto en sabiduría. Él conoce todas las cosas, incluyendo todos los eventos futuros, y por lo tanto nada le sorprende o le toma por sorpresa. Donde el arminiano se aleja del calvinista es en el ámbito del control soberano. Ellos creen que cuando la Escritura habla de la presciencia de Dios habla de su mirar hacia el futuro para ver lo que la humanidad va a hacer, y luego determinar el futuro basado en las acciones previstas de sus criaturas. En otras palabras, el hombre se convierte en la primera causa, Dios es un respondedor. Por ejemplo, los arminianos creen en la elección, pero la elección se reduce que Dios eligiendo salvar a las personas, porque sabía de antemano que iban a elegirlo. El Arminianismo intenta resolver la tensión de la soberanía/libre albedrío colocando peso en la libre voluntad prácticamente hasta la extinción del control soberano.

Aperturismo
El teísta abierto cree que tanto el calvinista y el arminiano no logran resolver el enigma de la soberanía o el libre albedrío. Ambos sistemas son culpables del mismo delito – en última instancia, el hombre pierde su condición de persona independiente. La teología de apertura nivela la misma acusación contra el calvinismo como el arminiano lo hace – el hombre es poco más que un títere y Dios está moviendo los hilos. Pero antes de que el arminiano pueda gritar “amén” el aperturismo convierte las mismas armas sobre ellos y dice: “Si la presciencia de Dios es infalible [como los arminianos insisten], entonces lo que ve no puede dejar de suceder. Esto significa que los acontecimientos futuros esta arreglado, sin embargo podemos explicar lo que realmente lo causa. Y si el futuro es inevitable, entonces la experiencia de la aparente libertad de elección es una ilusión.”[8] La solución de la apertura al dilema de la libre voluntad es la de limitar la presciencia de Dios. Dios es omnisciente, en el sentido de que Él sabe todo lo que es conocible, pero ni siquiera Dios puede conocer el futuro. Se puede tomar conjeturas muy sabias, pero puede ser engañado, puede tomar decisiones equivocadas, puede dar falsa orientación, puede estar equivocado, y puede ser resistido hasta el punto de frustración. El Dios abierto es un Dios que no sólo carece de control, sino que también carece de los conocimientos del futuro, porque esta es la única manera de que los seres humanos pueden ser verdaderamente libres criaturas morales. Examinar más detenidamente esta nueva comprensión radical de Dios será la meta de nuestros artículos siguientes.

Notas
[1] Clark Pinnock, The Openness of God (Downers Grove, Ill.: Intervarsity Press, 1994) pp. 97-98.
[2] Richard Rice, The Openness of God, p. 10.
[3] Pinnock, The Openness of God, p. 7.
[4] Christianity Today, February 7, 2000, p. 15
[5] See for example chapter two of The Openness of God written by John Sanders.
[6] Robert B. Stimple, “What Does God Know?” in The Coming Evangelical Crisis, ed. by John H. Armstrong (Chicago: Moody Press, 1996) pp. 140-141.
[7] Douglas F. Kelly, “Afraid of Infinitude,” Christianity Today, January 9, 1995, p. 32 (emphasis in the original).
[8] Clark H. Pinnock, The Grace of God, the Will of Man, A Case for Arminianism (Grand Rapids, Mich.: Academie Books, 1989) p. 127.

Gracias a Armando Valdez de http://evangelio.wordpress.com/ por la traducción del artículo.

fuente: http://www.verdadypalabra.com/2009/10/teismo-abiertoapertura-de-dios-parte-1.html


Comments



Tu deberías estar Logueado para postear un comentario.

Nombre (requerido)

Email (requerido)

Sitio web

Speak your mind