COLOSENSES, EPÍSTOLA A LOS

Una de las cuatro epístolas breves que Pablo escribió desde la prisión. Las otras tres son Filipenses, Efesios y Filemón. La Epístola a los Colosenses se concentra en la persona y obra de Jesucristo. Alcanza niveles de expresión sin paralelos en cuanto a lo que se dice de Cristo en la Biblia. Tiene temas y portadores comunes con Efesios, y se envía junto con la de Filemón (Col 4.9, 17) y otra carta para Laodicea (4.16). Pablo no indica desde cuál prisión escribe. Sus compañeros Marcos (4.10) y Lucas (4.14) estarían con él en Roma entre 61 y 63 d.C.

Contenido
Al igual que la mayoría de las cartas de Pablo, Colosenses pudiera dividirse en una sección doctrinal (capítulos 1–2) y otra práctica (capítulos 3–4). Después del saludo inicial (1.1–2), el apóstol da gracias por la fe, amor, esperanza y testimonio de los colosenses (1.3–8). Luego desarrolla un majestuoso himno a Cristo en el que enfatiza su papel en la creación y en la redención (1.15–23). Ante el superior valor de Jesucristo y su obra, Pablo acepta gustoso la obligación de proclamarlo y sufrir por Él (1.24–2.5). Exhorta a los colosenses a afirmarse en Cristo y no en confusas especulaciones (2.6–23).
En la segunda sección, manda a los cristianos de Colosas a ajustar su conducta a sus creencias. Como los cristianos han muerto y resucitado con Cristo (3.1–4), les pide que vivan para agradar a Dios. Los urge a «hacer morir» lo que desagrada a Dios y a «vestirse» del carácter de Cristo (3.5–17). El verdadero cristianismo se manifiesta también en las relaciones de esposo y esposa (3.18–19), hijos y padres (3.20–21) y esclavos y amos (3.22–4.1). Concluye hablando de cómo debemos actuar ante los incrédulos (4.2–6) y con la habitual despedida (4.7–18).

COLOSENSES:
I. Introducción 1.1–14
A. Saludo paulino a los colosenses 1.1–2
Un bosquejo para el estudio y la enseñanza
B. Agradecimiento paulino por los colosenses 1.3–8
C. Oración de Pablo por los colosenses 1.9–14
II. La preeminencia de Cristo 1.15—2.3
A. Cristo es preeminente en la creación 1.15–18
B. Cristo es preeminente en la redención 1.19–23
C. Cristo es preeminente en la Iglesia 1.24—2.3

Primera parte: Supremacía de Cristo en la Iglesia (1.1—2.23)
III. La libertad en Cristo 2.4–23
A. Libertad de las palabras seductoras 2.4–7
B. Libertad de la vana filosofía 2.8–10
C. Libertad del juicio humano 2.11–17
D. Libertad de la adoración impropia 2.18–19
E. Libertad de la doctrina humana 2.20–23
I. La posición del creyente 3.1–4

Segunda parte: Sumisión a Cristo en la Iglesia (3.1—4.18)
II. La práctica del creyente 3.5—4.6
A. Quitaos la vieja naturaleza 3.5–11
B. Vestíos de la nueva naturaleza 3.12–17
C. Mandamientos personales para la santidad 3.18—4.6
1. Santidad en la vida familiar 3.18–21
2. Santidad en el trabajo 3.22—4.1
3. Santidad en la vida pública 4.2–6
III. Conclusión 4.7–18
A. Recomendación de Tíquico 4.7–9
B. Saludos de las amistades de Pablo 4.10–14
C. Varios asuntos relacionados con la epístola 4.15–18

Fuente:
Nelson, Wilton M., Nuevo Diccionario Ilustrado de la Biblia, (Nashville, TN: Editorial Caribe) 2000, c1998.


Comments



Tu deberías estar Logueado para postear un comentario.

Nombre (requerido)

Email (requerido)

Sitio web

Speak your mind