¿Por qué Evangelizar Si Dios ya ha Elegido Quienes se Salvarán?

Esta cuestión ha llevado a realizar muchas discusiones y debates sobre la soberanía de Dios y la libre voluntad del hombre. En respuesta a la pregunta, soy consciente de la estricta condenación que me espera si manejo mal la palabra de Dios (Santiago 3:1). Mi pasión es siempre el honor y la gloria de Dios y no tergiversar su carácter. La Escritura revela que no sólo nuestro Señor soberano eligió salvar a determinados pecadores, sino que también ordenó el medio por el cual ha de convertirlos. Dios estableció su decreto eterno para salvar a su pueblo cuando escucharan y creyeran Su Palabra (Romanos 10:13-17). Es por esta razón que el Señor de la mies, encargó a su iglesia anunciar su Evangelio. A todo cristiano se le ha dado la tremenda responsabilidad y el más alto privilegio de llamar a la gente a arrepentirse y a confiar en Jesucristo para salvación.

Dios promete éxito en la Evangelización
Como evangelista, he llegado a amar la doctrina de la elección. Hay una sensación de alivio saber, que cuando evangelizo, el destino eterno de las almas no dependen de mi capacidad de persuasión para convertirlos. Dios nos garantiza el éxito cuando sus elegidos escuchan su Evangelio. Jesús prometió: “Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí” (Juan 6:37, 65). No uno, no la mayoría, sino todos. Este acto soberano de Dios finalmente se traducirá en la conversión de aquellos que Él ha dado al Hijo. Esto ocurrió cuando Pablo proclamó el Evangelio a los gentiles en Antioquía – “y creyeron todos los que estaban ordenados para vida eterna” (Hechos 13:48). Los elegidos vendrán a Cristo cuando los cristianos proclamen la voz del Buen Pastor. Prometió que cuando sus ovejas oyen su voz, estas le seguirán (Juan 10:27). Cada vez que los cristianos siembran la semilla incorruptible de la Palabra viva de Dios, Él promete sacar la luz de la vida cuando las semillas caen en tierra fértil (1 Cor. 3:7; 1 Ped. 1:23). El éxito en la evangelización es, pues, asegurado por decreto soberano de Dios. Qué estimulante es saber que Dios hace que aquellos que Él ha elegido vengan a Él (Salmo 65:4). El hombre nunca puede desbaratar el plan predeterminado y el propósito de Dios.

La Doctrina de la Elección
La Elección, tal como se define en la Escritura, nos dice que Dios, en la eternidad pasada, antes de que todas las cosas fueran creadas, eligió a personas en particular para ser salvadas por su gracia inmerecida. Él escogió de acuerdo al buen placer soberano de su propia voluntad. Pablo escribió: “Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad” (2 Tes. 2:13). En otra epístola Pablo dijo: “según nos escogió en él antes de la fundación del mundo” (Efesios 1:4). El Padre ha elegido a sus escogidos, para ser justificados y totalmente glorificados (Rom. 8:29-30). En un sentido general, Dios desea que todos los hombres se salven (1 Tim. 2:4). Sin embargo, decretó el salvar sólo algunos, y luego escribió su nombre en el Libro de la Vida del Cordero (Apocalipsis 17:8).

Si la elección se dejara al hombre, nadie escogería Dios. Pablo deja esto en claro, sin excepción: “No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios” (Romanos 3:11; Sal. 14:2-3). Evidentemente, los pecadores rebeldes no podían elegir a Cristo en su libre albedrío, sino que escogen a Cristo, porque Él los eligió primero a ellos (Juan 15:16). ¿Por qué Dios elige a algunos y pasar por encima a los demás? Su propósito está oculto en el consejo secreto de Su voluntad (Efesios 1:11). El propósito de Dios se ha establecido, y Él cumplirá todo por su buena voluntad (Isaías 46:10).

La Incapacidad del Hombre para Elegir a Dios
La Escritura presenta un claro contraste entre Dios quien es capaz de salvar y el hombre no lo es. La incapacidad del hombre se debe a la corrupción de su naturaleza y su rebelión y odio a Dios (Hebreos 7:25; Rom. 8:7; Ef. 2:1-7). Dios incluye a todos en sus invitaciones, pero los pecadores se excluyen a causa de su esclavitud al pecado. Su esclavitud al pecado les impide llegar a Dios. La Biblia enseña que todos nacemos muertos espiritualmente, con una naturaleza de pecado que corrompe a nuestros sentidos y los límites de nuestro “libre albedrío”. Los opositores de la elección divina lo niegan y enseñan que el hombre tiene el libre albedrío para escoger a Dios y venir a Él para la salvación. Sin embargo, la Escritura demuestra que esto es humanamente imposible. No podemos conocer a Dios (Mateo 11:27), no podemos agradar a Dios (Ro. 8:8), no podemos ver la luz del Evangelio (2 Cor. 4:4), no podemos entender las verdades espirituales (1 Cor. 2:14), y no podemos escuchar las palabras de Cristo (Juan 8:43), y no podemos venir a Jesús (Juan 6:44).

El hombre no regenerado vive en los deseos de su carne, dando rienda suelta a los deseos de la carne y de la mente, y son por naturaleza hijos de ira (Efesios 2:3). Sólo cuando Dios hace que los muertos espiritualmente cobren vida en Cristo pueden ver, oír, conocer y entender el Evangelio, y por lo tanto, ven a Jesús en la fe (Col. 2:13). Nadie puede convertirse en un hijo de Dios por su propia voluntad o por la voluntad de su carne (Juan 1:13). No hay nada que el hombre pueda hacer por su cuenta para ser adoptados en la familia de Dios. Sólo por la voluntad de Dios que alguien puede ser nacer a través de la palabra de verdad (Stgo. 1:18). “Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia” (Romanos 9:16). La elección soberana subraya no sólo la incapacidad del hombre, sino también la libertad de Dios para salvar a los pecadores de acuerdo a su propio propósito y gracia (Tito 3:5, 2 Tim. 1:9). Los que no son beneficiarios de su gracia, permanecerán en la esclavitud del pecado, cautivaos a sus propios deseos carnales y hostiles hacia Dios (Rom. 8:7).

Una Doctrina Apasionadamente Disputada
Aunque la elección divina se presenta claramente en toda la Escritura, sigue siendo una de las doctrinas más debatidas en la historia de la iglesia. Los cristianos que rechazan la doctrina bíblica de la elección lo hacen por una de las siguientes razones: 1) orgullo – creen que el hombre tiene el libre albedrío para liberarse de la esclavitud y el poder del pecado, y luego venir a Jesús, 2) un evangelismo centrado en el hombre – gozan de atribuirse el mérito de persuadir a la gente a “aceptar” a Jesús, 3) temor – se niegan a aceptar que sus seres queridos no pueden pertenecer a los elegidos, y 4) una visión distorsionada de Dios – Dicen que Dios es injusto al elegir salvar a algunos y dejar pasar a los demás. Pablo anticipando estas objeciones escribió: “Pero me dirás: ¿Por qué, pues, inculpa? porque ¿quién ha resistido a su voluntad?… ¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra?” (Romanos 9:19-21). ¿Es el hombre tan orgulloso que, como un pecador depravado, tiene un plan mejor que un Dios infinitamente santo y eternamente justo? ¡La Escritura reprende profundamente esta idea necia! “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos” (Isaías 55:8-9). Aquellos que niegan la elección están usurpando a Dios de su control absoluto sobre su creación y el derecho a elegir a su propia familia. Consciente o inconscientemente roban a Dios de su gloria, que es una posición peligrosa de tomar.

Dios no trata a todos por igual, sino que trata a todos con justicia. Algunos reciben la justicia que se merecen, y algunos reciben la misericordia, que no merecen (Rom. 9:15). La Elección no significa que Dios escogió a algunos para ir cielo y algunos para ir al infierno. Cada pasaje de la Biblia que revela la elección divina la presenta en el contexto de la salvación y no de la condenación. En ninguna parte nadie elegido para el infierno. El único apoyo de esa opinión es la lógica humana, no la Escritura. Evidentemente, todos nosotros, merecemos el fuego eterno del infierno como el justo castigo por nuestros pecados. Las personas terminan en el infierno porque se rebelaron contra Dios y contra su Santo Creador. No es el amor del hombre por Dios, el factor de motivación detrás de alguien que se salvó, sino el admirable e insondable amor de Dios por el hombre caído (Romanos 5:8, 1 Juan 3:1). No debemos olvidar nunca que Dios es glorificado tanto cuando su justicia justa se ejecuta contra los pecadores, así como cuando Su misericordia es concedida a los elegidos. “¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? pues sólo tú eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han manifestado” (Apocalipsis 15:4).

La Soberanía Divina y la Responsabilidad Humana
Dios es soberano, pero Dios hizo al hombre responsable de sus actos. Para algunos, esto parece ser una paradoja. Los dos temas son a menudo colocados en oposición entre sí en lugar de armonizarlos. Ambas cosas son ciertas, y ambas se encuentran en la Palabra de Dios. Vemos que todos los hombres son responsables de lo que creen. “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna… El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios” (Juan 3:16, 18). Sin embargo, también escuchamos a Jesús diciendo: “pero vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas” (Juan 10:26).

La armonía de estos dos temas está oculta en algún lugar de la mente infinita de Dios. Sobrepasa a la capacidad del hombre para comprender el propósito perfecto de Dios (Ecl. 11:5). Esto es bueno, porque nos da un mayor deseo de conocerlo y, a su vez, nos hace profundizar en Su Palabra. Tenemos que alabar a Dios por lo que El es y honrar a Dios por su gracia soberana.

Motivaciones para Proclamar el Evangelio
Debemos ser diligentes en proclamar el Evangelio, porque Dios se complace en salvar a los creyentes cuando su Espíritu obra en sus corazones. El cristiano fiel sabe que Dios está en control y Él nos mueve a hacer la obra que El ha preparado para nosotros. Evangelizamos porque somos enviados por Dios para reconciliar al mundo consigo mismo por Cristo. ¡Qué privilegio real es la de representar al Rey de reyes como sus embajadores a un mundo perdido y moribundo. Como Pablo, debemos “todo lo soporto por amor de los escogidos, para que ellos también obtengan la salvación que es en Cristo Jesús con gloria eterna” (2 Tim. 2:10). Es cierto que no sabemos quienes son los elegidos, pero sí sabemos esto: “todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo” (Romanos 10:13). También sabemos que la gente va a creer el Evangelio cuando el Espíritu de Verdad revele Su gloria les ilumina la Palabra.

La respuesta al “¿por qué evangelizar?” es muy simple – ¡obediencia! Dios ha encargado a Sus santos a llamar a las ovejas perdidas para el Pastor. Ya no más un estruendo de la montaña o de la zarza ardiente, Él usa a los cristianos para cumplir su tarea de llevar su Palabra a los elegidos. Para terminar, motivémonos con este pensamiento alentador: la elección divina es como una red echada en el mar – no aleja a los peces, sino que los atrae. ¡Esto debe inspirarnos a todos a sacar la red del Evangelio con mayor fidelidad para la gloria de Dios!

Mike Gendron

Proclaiming The Gospel

www.pro-gospel.org

972 495 0485

http://evangelio.wordpress.com/2009/10/11/por-qu-evangelizar-si-dios-ya-ha-elegido-quienes-se-salvarn/


Comments



Tu deberías estar Logueado para postear un comentario.

Nombre (requerido)

Email (requerido)

Sitio web

Speak your mind