Mucho antes de Lutero

2009 SEPTIEMBRE 16
etiquetas:
by Armando Valdez

Miércoles, 16 de septiembre 2009

(Por Nathan Busenitz)

La doctrina protestante de la sola fide es, por supuesto, establecida en la enseñanza del Nuevo Testamento. Nuestra autoridad en todos los asuntos es solamente encontrada en las Escrituras (de allí, el principio de la Reforma de la sola Scriptura). Por lo tanto, estamos convencidos de que la salvación es por gracia solamente por la fe solamente, porque eso es precisamente lo que la Biblia enseña.

Pero ¿existe un testimonio del gran principio de Reforma de la sola fe en la historia de la iglesia primitiva?, O ¿fue Martín Lutero, el primero en introducir la idea en los principios de los 1500 (como muchos católicos afirman)?

Con el fin de responder a estas preguntas, hemos enumerado veintiuna citas de los primeros líderes cristianos a continuación. Esa lista (aunque no autoritativa) sin embargo es para confirmar a los que abrazan una soteriología reformada.

* * * * * *

1. Clemente de Roma (c. 30-100): Y nosotros [los cristianos], también, siendo llamados por su voluntad en Cristo Jesús, no somos justificados por nosotros mismos, ni por nuestra propia sabiduría, o comprensión o piedad, o por obras que hayamos hecho en santidad de corazón, sino por aquella fe a través de la cual, desde el principio, el Dios Todopoderoso ha justificado a todos los hombres, a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

2. Ignacio de Antioquía (c. 50-115): la cruz, su muerte y su resurrección, y la fe que es por él, son mis documentos no contaminados [títulos legales], y en estos, a través de sus oraciones, estoy dispuesto a ser justificado.

3. Policarpo (c. 69-155): Sé que por gracia sois salvos, no por obras, sino por la voluntad de Dios, a través de Jesucristo.

4. Justino Martir († 165): Ya no por la sangre de cabras y de ovejas, o por las cenizas de una novilla. . . se purgan los pecados, sino por la fe, a través de la sangre de Cristo y su muerte, que murió sobre esa misma cuenta.

5. Dídimo el Ciego (c. 313-398): Esto no quiere decir que las obras se pueden poner antes de la fe, porque una persona es salva por la gracia, no por las obras sino por la fe.

6. Hilario de Poitiers (C 315-67): La paga no pueden ser considerada como un regalo, porque se deben a las obras, pero Dios nos ha dado la gracia de la libertad a todos los hombres por la justificación de la fe.

7. Atanasio (295-375): Al entregarse a la muerte del cuerpo, que Él [Jesús] había tomado, como una ofrenda y sacrificio libre de toda mancha, inmediatamente quitó la muerte de sus hermanos humanos por parte de la ofrenda del equivalente. Por supuesto, puesto que el Logos de Dios estaba por encima de todo, cuando ofreció a su propio templo e instrumento corporal como un sustituto de la vida de todos, cumplió todo lo que fue requerido por la muerte.

8. Basilio de Cesarea (329-379): El que se gloría gloríese en el Señor, que Cristo ha sido hecho por Dios para nosotros justicia, sabiduría, justificación y redención. Esto es perfecto y puro gloriamos en Dios, cuando uno no se siente orgulloso por razón de su propia justicia, sino que sabe que es realmente indigno de la verdadera justicia y es (o ha sido) justificado únicamente por la fe en Cristo.

9. Ambrosio (339-97): Por tanto, nadie se jacte de sus obras, porque nadie puede ser justificado por sus obras, pero el que es justo lo recibe como un regalo, porque es justificado por el lavamiento de la regeneración. Es la fe, por lo tanto, la que nos libera por la sangre de Cristo, porque bendito es aquel cuyos pecados son perdonados, y a quienes se les concede indulto.

10. Jerónimo (347-420) sobre Romanos 10:3: Dios justifica por la fe solamente.

11. Jerónimo (de nuevo): Aquel que con todo su espíritu ha puesto su fe en Cristo, incluso cuando muere en pecado, por su fe vivirá para siempre.

12. Crisóstomo (349-407): Pero ¿qué es la “ley de la fe”? Es, ser salvos por la gracia. Aquí él nos muestra el poder de Dios, en el que Él no sólo ha salvado, sino que incluso ha justificado, y los condujo a gloriarse, y esto también sin necesidad de las obras, sino buscando la fe solamente.

13. Crisóstomo (de nuevo): Porque la Escritura dice que la fe nos ha salvado. Diciéndolo mejor: Puesto que Dios lo ha querido, la fe nos ha salvado. Ahora bien, en qué caso, dígame, ¿la fe en sí, salva sin hacer nada en absoluto? Las obras de la Fe en sí son un don de Dios, que nadie se gloríe. ¿Que es entonces lo que Pablo está diciendo? No es que Dios ha prohibido las obras, sino que nos ha prohibido ser justificados por las obras. Nadie, dice Pablo, es justificado por las obras, precisamente para que la gracia y la benevolencia de Dios pueda llegar a ser evidente.

14. Agustín (354-430): Si Abraham no fue justificado por las obras, ¿cómo fue justificado? . . . Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia (Romanos 4:3; Génesis 15:6). Abraham fue, pues, justificado por la fe. Pablo y Santiago no se contradicen entre sí: las buenas obras siguen a la justificación.

15. Agustín (de nuevo): Cuando alguien cree en aquel que justifica al impío, que la fe le es contada por justicia al creyente, como declara también David que la persona bendecida a quien Dios ha aceptado y dotado de la justicia, independientemente de las acciones justas (Rom 4: 5-6).¿Qué justicia es esta? La justicia de la fe, precedida por ninguna obra buena, sino con buenas obras, como su consecuencia.

16. Ambrosiaster (c. 366-384): Dios ha decretado que una persona que cree en Cristo pueda ser salvo sin obras. Solo por la fe recibe el perdón de pecados.

17. Ambrosiaster (de nuevo), en Rom. 3:24: son justificados gratuitamente, porque no han hecho nada ni han dado nada a cambio, sino solo por la fe han sido santificados por el don de Dios.

18. Ambrosiaster (de nuevo), en Rom. 3:27: Pablo les dice a aquellos que viven bajo la ley que no tienen ninguna razón para jactarse apoyándose en la ley y que afirman ser de la raza de Abraham, ya que nadie es justificado delante de Dios excepto por la fe.

19. Cirilo de Alejandría (412-444): Porque somos justificados por la fe, no por las obras de la ley, como dice la Escritura (Gálatas 2:16). ¿Por la fe en quien, entonces, somos justificados? ¿No es en él quien sufrió la muerte según la carne por nosotros? ¿No es en el único Señor Jesucristo?

20. Cirilo de Alejandría (de nuevo): Porque realmente la compasión de la verdad al lado del Padre es Cristo, ya que quita el pecado, rechaza las acusaciones y justifica por la fe, y recupera al perdido y los hace [ellos] más fuerte que la muerte. . . . Porque en él y en él hemos conocido al Padre, y nos hemos enriquecido en la justificación por la fe.

21. Fulgencio, obispo de Ruspe (c. 467-532), comentando sobre Ef. 2:8: La bendición de Pablo afirma que somos salvos por la fe, que él declara no ser de nosotros, sino un don de Dios. Así que no puede haber un verdadera salvación posible, donde no hay fe verdadera, y, debido a que esta fe es permitida por Dios, es, sin duda, otorgada por su generosidad gratuita.

Tomado de Shepherds’ Fellowship Pulpit Magazine

http://evangelio.wordpress.com/


Comments



Tu deberías estar Logueado para postear un comentario.

Nombre (requerido)

Email (requerido)

Sitio web

Speak your mind