Carta pública a Hugo Chávez sobre Nuevas Tribus

Consejo Evangélico de Venezuela

Confederación Evangélica Pentecostal de Venezuela

Caracas, 28 de octubre de 2005

«La Misión Evangélica Nuevas Tribus de Venezuela es miembro del Consejo Evangélico de Venezuela, y está debidamente reconocida por la Dirección de Justicia y Cultos del Ministerios de Justicia según el Oficio No. 22, del 10 de enero de 1984. Todas sus actividades están sujetas a las disposiciones legales del Estado venezolano, como pueden demostrarlo los directivos de la Misión.

Señor Presidente: La comunidad evangélica venezolana está alarmada por estos señalamientos en contra de nuestros hermanos misioneros, cuyo número en el país es actualmente de 153 personas (incluidos sus cónyuges y algunos solteros). Sin embargo, de este número son apenas diez (10) las parejas de la Misión que se encuentran en el estado Amazonas, en el cual se está produciendo su salida progresiva, a medida que el liderazgo de las comunidades se hace cargo del trabajo de evangelización. Los demás misioneros están (o estuvieron) distribuidos entre las etnias de los Estados vecinos: Apure, Bolívar, Delta Amacuro y Monagas.

También hay dos misioneros en el Estado Vargas, que cumplen labores administrativas. Los misioneros no proceden sólo de los Estados Unidos sino también de varios otros países de Europa, e incluso de Venezuela, ya que hay 32 venezolanos (parejas y solteros) haciendo trabajo misionero o directivo entre ellos.

Sabemos, Señor Presidente, como venezolanos cristianos evangélicos, y como patriotas que amamos a nuestro país, que el propósito fundamental de estos misioneros es proveer la enseñanza de las Sagradas Escrituras a los pueblos indígenas que están culturales o lingüísticamente marginados y aislados de tal enseñanza en su propio idioma. Esto implica muy lógicamente otros objetivos secundarios y humanitarios, como son: la alfabetización, la educación bilingüe (lengua indígena + castellano), el desarrollo cívico, moral y social, la asistencia básica en el área de la salud, y la integración del indígena a la vida nacional del país, sin hacerles perder su identidad étnica y cultural. El solo hecho de enseñar a los indígenas a leer y escribir en su propio idioma, después de haber creado para ellos un alfabeto y un sistema fonético, es ya indicativo de este interés por preservar su historia y su identidad.

Por otra parte, en la metodología de la Misión está preparar a las comunidades para su eventual incorporación a la vida nacional de Venezuela bajo el liderazgo de los propios indígenas. De esto pueden dar fe estos líderes que viven en las comunidades donde sirven los misioneros.»

http://www.protestantedigital.com/new/pdf/ChavezNTribus.pdf


Comments



Tu deberías estar Logueado para postear un comentario.

Nombre (requerido)

Email (requerido)

Sitio web

Speak your mind