La muerte del Apostol San Pablo

Septiembre 22, 2009 |  Tagged |

La muerte del Apostol San Pablo

Descargar ( La-muerte-del-apostol-san-pablo.pdf )

Ver Enlaces relacionados con “Los discípulos de Jesús”

San Pablo de Tarso

Este relato, es de la tradición cristiana. Seguramente hay cosas que son verdad y otras que son parte de fábulas y leyendas. Les ruego sean caustos al considerar literalmente y como válido toda esta ilustración acerca de la muerte del apóstol Pablo.Hay cosas que lo mas probable es que  sean leyendas.

Bendiciones.Paulo Arieu

Cuando este apóstol llegó a Roma, Nerón, que aunque ejercía ya como emperador aún no había sido coronado ni confirmado definitivamente en el cargo, no prestó mucha atención a los comentarios de la gente sobre los conflictos que existían entre Pablo y los judíos y entre éstos y los cristianos; por eso el apóstol pudo libremente predicar y moverse por la ciudad. San Jerónimo dice en su libro los Hombres ilustres, que Pablo llegó a la capital en calidad de prisionero, en el año 25 después de la Pasión del Señor, cuando ya Nerón llevaba dos ejerciendo como emperador, y que, aunque siempre estuvo vigilado, durante un bienio gozó de cierta libertad de movimientos y pudo sostener frecuentes controversias con los judíos; pasados estos dos años primeros, Nerón suprimió la vigilancia a la que le tenía sometido, permitióle actuar libremente, y el apóstol aprovechó aquella circunstancia para predicar por los pueblos de occidente.

Cuando el emperador Nerón, en el año 68, encendió contra los cristianos la más horrible de las persecuciones, Pedro trató de salir de Roma y, a las puertas de la ciudad, encontró al Salvador resucitado que iba a entrar en ella.”Señor, ¿a dónde vais?”, le preguntó Pedro.”Voy a Roma, a ser de nuevo crucificado”, le respondió Jesucristo. Comprendió el Apóstol lo que esto quería decir y, volviendo a la ciudad, se dispuso para el martirio.

En diferentes días del Santoral de la fe católica, se narra la predicación de san Pedro por el mundo. Mientras trabajaba en Roma, tan gloriosamente, en la extensión de la fe, llegó a la capital del mundo Pablo, con recíproco gozo de los dos. El que había sido gran perseguidor de los cristianos con el nombre de Saulo se convirtió después en uno de los mayores Apóstoles de Jesucristo.

Pedro y Pablo, que habían convertido a muchos oficiales del emperador y a algunos personajes de la corte, fueron arrestados y permanecierón juntos en prisión durante un año. Como cabezas de la religión cristiana, les condenaron a muerte. A san Pedro le llevaron a la otra parte del Tíber, al que era entonces el barrio de los judíos, hoy llamado Monte de Oro. Cuando iban a crucificarle, pidió que le colocaran la cruz cabeza abajo, porque dijo que no merecía ser tratado como su divino maestro.

Pablo apaleado a su condición de ciudadano romano, fue decapitado y degollado:

Llegados al sitio en que Pablo iba a ser decapitado, el santo apóstol se volvió hacía oriente, elevó sus manos al cielo y llorando de emoción oró en su propio idioma y dio gracias a Dios durante un largo rato; luego se despidió de los cristianos que estaban presentes, se arrodilló con ambas rodillas en el suelo, se vendó los ojos con un velo, que caminando hacía el lugar del suplicio, pidió a una mujer llamada Plautila, que le prestase su velo para que el verdugo le tapase los ojos..

Colocó su cuello sobre el tajo, e inmediatamente, en esa postura, fue decapitado; mas, en el mismo instante en que su cabeza salía despedida del tronco, su boca, con una voz enteramente clara, pronunció esta invocación tantas veces repetida dulcemente por él a lo largo de su vida:”¡Jesucristo¡”.En cuanto el hacha cayó sobre el cuello del mártir, según cuenta una leyenda, de la herida brotó primeramente un abundante chorro de leche que fue a estrellarse contra las ropas del verdugo; luego comenzó a fluir sangre y a impregnarse el ambiente de un olor muy agradable que emanaba del cuerpo del mártir y, mientras tanto, en el aire brilló una luz intensísima.

El verdugo y otros dos soldados se convirtieron a la vista de aquella maravilla. También es tradición antigua que, en el lugar donde se ejecutó la sentencia, brotaron tres fuentes, que se conservan corrientes hasta el día de hoy.

Sobre sus respectivos lugares de martirio se alzaron discretos memoriales en recuerdo de los dos santos, memoriales que, cuando Constantino dio libertad a la Iglesia, mediante el Edicto de Milán en el 313, se convirtieron en sendas basílicas, las cuales han llegado hasta nosotros, tras sucesivas modificaciones, en los actuales templos del Vaticano y de San Pablo Extramuros.

Cuando conoció que la hora de su muerte se acercaba, invitó a los suyos a participar en el gozo que esa noticia le produjo, diciéndoles: “Alegraos conmigo y felicitadme”.No sólo soporto con paciencia de las desazones e injusticias que tuvo que tuvo que padecer a consecuencia de sus predicaciones, sino que las deseaba y las acogía con mayor satisfacción que si lo colmaran de aplausos y honores. Su deseo de morir era más fuerte que el de vivir. Prefirió la pobreza a la opulencia, y el trabajo al descanso. Tendió a la austeridad con vehemencia mayor que la que otros ponen en la persecución de los placeres. Puso más empeño en servir a sus enemigos, y en orar por ellos, que otras personas ponen en maldecir a los suyos. Lo único que le preocupaba y realmente le horrorizaba era la mera idea de que pudiese ofender a Dios; ni alimentó otro deseo que el de agradarle siempre y en todo. No necesito afirmar que le tenían sin cuidado los bienes de la vida presente, e incluso los de la futura.

Mediante un rapto místico, Dios llevó a san Pablo al paraíso y lo hizo llegar hasta el tercer cielo; y con razón, porque la vida que este apóstol llevaba en la tierra más se asemejaba a la de los ángeles que a la de los hombres, puesto que, aunque se hallara todavía amarrado a su cuerpo visible, procedía en todo la perfección de las criaturas angélicas; y a pensar de estar sometido a las limitaciones propias de su naturaleza carnal luchaba contra las dificultades de tal manera que en nada se mostraba inferior a los espíritus celestiales de más alto rango. En efecto, como si tuviese alas, volaba y recorría el mundo entero enseñando la verdad, despreocupado de las fatigas corporales y de los peligros que le rodeaban; la cual si ya viviese en el cielo, despreciaba las cosas terrenas y se dedicaba única y exclusivamente y siempre a los asuntos espirituales, como si morase entre las criaturas incorpóreas del paraíso. Desde que el mundo existe las naciones han tenido un ángel de la guarda encargado de protegerlas, pero ninguno de ellos pero ninguno de ellos ha ejercido su oficio con tanta solicitud como Pablo ejerció el suyo, es decir, el de custodio de todo el orbe. Lo mismo que un padre soporta con inagotable paciencia los arrebatos de un hijo aquejado de frenesí y cuantos más golpes de él recibe más deplora la desgracia que pesa sobre su hijo y mayor es la compasión que siente hacia él, san Pablo prodigó exquisitos cuidados y distinguió con su generosidad y piedad a los que más le ultrajaban y maltrataban.

Fuente:

http://html.rincondelvago.com/san-pablo-de-tarso.html


Comments



Tu deberías estar Logueado para postear un comentario.

Nombre (requerido)

Email (requerido)

Sitio web

Speak your mind