El Espíritu Consolador

Julio 31, 2009 |  Tagged |

El Espíritu Consolador

Abril 1, 2008

Juan 16:7-15

  • “7 Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré. 8 Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. 9 De pecado, por cuanto no creen en mí; 10 de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; 11 y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado. 12 Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. 13 Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. 14 El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. 15 Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber.”

Uno de los regalos mas preciados que tenemos nosotros los creyentes es el espíritu santo. Cuando Jesús estaba anunciando su partida a sus apóstoles les dijo “Les conviene que me vaya”.

La palabra Consolador en el Griego es “Parakletos” proviene de la composición de Para, que significa “junto a” y kaleo que significa “llamar a”. Se usa para referirse a un intercesor a un ayudador, a un confortador y vea que tan interesante, en la escritura no bíblica, la palabra se usa para referirse a un Abogado.

Existe una comparación que dice lo siguiente. El Padre es el ejecutivo, el Hijo es el arquitecto y el Espíritu de Dios es el contratista.

No hay ninguno que sea mas o menos, todos son diferentes personas de un solo Dios.
El Espíritu Santo es un precioso regalo que viene a morar en ti. El cual tiene un ministerio precioso.

1) Convencer al mundo de Pecado, de Justicia y de Juicio (Juan 16:9-11)

  • “9 De pecado, por cuanto no creen en mí; 10 de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; 11 y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado.”

El Espíritu Santo viene a convencer al mundo de pecado: Cuando nosotros no conocemos al Señor, vivimos en pecado. No quiere decir que hoy por hoy no pequemos, sino que dejamos de vivir en pecado. El espíritu santo remueve nuestro corazón, nuestra alma y aun nuestra conciencia y nos convence de que existe ese pecado en nuestra vida y que necesitamos redimir nuestro pecado aceptando a Jesús, como nuestro señor y salvador.

Por otra parte, el que sepamos y confesemos que Jesús es el hijo de Dios y que Dios Padre lo levanto de los muertos y el vive a la diestra del Padre es un convencimiento que solo el espíritu Santo puede hacer en nosotros. El espíritu mismo fue quien le revelo a Pedro lo que el padre decía del hijo.

  • Mateo 16:13-20
  • “13 Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? 14 Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas. 15 El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? 16 Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. 17 Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. 18 Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. 19 Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos. 20 Entonces mandó a sus discípulos que a nadie dijesen que él era Jesús el Cristo.”

También es el mismo espíritu el que nos convence de Juicio de que nosotros somos mas que vencedores porque el príncipe de este mundo fue vencido en la Cruz del Calvario.

2) El espíritu Santo revela la palabra de Dios, trae guía y dirección (Juan 16:13)

  • “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir”

El espíritu de verdad es quien revela a tu espíritu no solo la palabra de Dios sino lo que Dios quiere decirte. Es de manera sobre natural. Sin la ayuda del espíritu santo, el leer la Biblia, seria como leer un contrato, un edicto judicial, o un parte medico. Nuestro espíritu no la entendería. No existiría rema. Acordémonos que Dios mismo fue quien inspiro su palabra.

  • 2 Timoteo 3:16 “16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,”
  • 2 Pedro 1:20-21 “20 entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, 21 porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.”

El espíritu de manera sobre natural te conduce. Te muestra el plan que Dios tiene para tu vida, es tu guía y tu dirección. En toda decisión que tengas en tu vida debes incluirlo y anteponerlo como consejero.

En tu vida ministerial es tu amigo numero 1. El por muchos anos, ha guiado a los hombres y mujeres de Dios. Deja que el guíe tu ministerio.

3) El espíritu Santo viene a testificar de Cristo (Juan 15:26)

  • “26 Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí.”

El espíritu de Dios, viene a testificar de Cristo y de su obra redentora. El espíritu de Dios ayuda a glorificar el nombre de Dios. Cuando ministramos, oramos en el nombre de Jesús y el poder es investido por el espíritu de Dios. No se piense que los hombres son los que hacen milagros, es el mismo Dios quien los hace.

4) El Espíritu Santo le da poder al creyente.

El espíritu de Dios, te inviste de poder, autoridad y dones para hacer la obra de Dios. Cuando Dios envió a Ezequiel a Sarepta, el no solo fue guiado por la presencia de Dios, por el espíritu, sino que fue investido por ese mismo poder. La viuda le dijo ahora conozco que en verdad eres profeta, luego de que el orara por su hijo fallecido.

  • Hechos 8: 14-25 “14 Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que Samaria había recibido la palabra de Dios, enviaron allá a Pedro y a Juan; 15 los cuales, habiendo venido, oraron por ellos para que recibiesen el Espíritu Santo; 16 porque aún no había descendido sobre ninguno de ellos, sino que solamente habían sido bautizados en el nombre de Jesús. 17 Entonces les imponían las manos, y recibían el Espíritu Santo. 18 Cuando vio Simón que por la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu Santo, les ofreció dinero, 19 diciendo: Dadme también a mí este poder, para que cualquiera a quien yo impusiere las manos reciba el Espíritu Santo. 20 Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, porque has pensado que el don de Dios se obtiene con dinero. 21 No tienes tú parte ni suerte en este asunto, porque tu corazón no es recto delante de Dios. 22 Arrepiéntete, pues, de esta tu maldad, y ruega a Dios, si quizá te sea perdonado el pensamiento de tu corazón; 23 porque en hiel de amargura y en prisión de maldad veo que estás. 24 Respondiendo entonces Simón, dijo: Rogad vosotros por mí al Señor, para que nada de esto que habéis dicho venga sobre mí. 25 Y ellos, habiendo testificado y hablado la palabra de Dios, se volvieron a Jerusalén, y en muchas poblaciones de los samaritanos anunciaron el evangelio.”
  • Lucas 11:13 “13 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?

copiado de http://www.weblogscristianos.com/el-espiritu-consolador.html


Comments



Tu deberías estar Logueado para postear un comentario.

Nombre (requerido)

Email (requerido)

Sitio web

Speak your mind