Las distintas personas de la trinidad

Ya que comenzamos hablar de las distintas personas de la trinidad veamos los pasajes que nos hablan de ellas. Si bien la doctrina no es clara en el Antiguo Testamento si podemos encontrar ciertas claves que nos muestran que la multiplicidad de de personas en el Ser de Dios siempre existió. El gran teólogo reformado de Estados Unidos, Benjamin Breckinridge Warfield, nombra siete formas en que los escritores han visto la trinidad en el texto veterotestamentario, a saber: la forma plural del nombre divino Elohim, en el empleo ocasional de pronombres plurales en referencia a Dios (“Hagamos al hombre a nuestra imagen”, (Gén. 1:26; 3:22; 11:7; Is. 6:8), o de verbos plurales (Gén. 20:13; 35:7), en ciertas repeticiones del nombre de Dios que parecen distinguir entre Dios y Dios (Sal. 45:6-7; Os. 1:7), en las formas litúrgicas triples (núm. 6:24-26; Is. 6:2), en una cierta tendencia de hipostasiar el concepto de sabiduría (Prov. 8) y especialmente en el extraño fenómeno ligado con las apariciones del Ángel de Jehová (Gén. 16:2-13; 22:11,16; 31:11,13; 48:15,16; Éx. 3:2,4,6; Jue. 13:20-22).

Es un antiguo conocimiento que todo lo que es patente en el Nuevo Testamento estaba latente en el Antiguo, a eso llamamos revelación progresiva. Donald A. Carson dice en su libro “Teología Bíblica o Teología Sistemática” por revelación progresiva quiero dar a entender que “Dios se reveló progresivamente en acontecimientos y en la Escrituras, culminando tales eventos con la muerte – resurrección – exaltación de Jesucristo, y culminando las Escrituras con el cierre del canon. El resultado es que los caminos y propósitos de Dios fueron progresivamente cumplidos no sólo en los eventos redentivos sino también en la explicación registrada en las Escrituras.”

Es interesante notar que aunque la revelación aun no era tan clara como lo es hoy, en el tiempo de Jesús, antes que Él comenzara su ministerio, la gente ya sabía que había uno que debía de venir (Luc. 7:20). Esto es así porque todo el Antiguo Testamento hablaba de Él (Luc. 24:25-27).

El Antiguo Testamento, entonces, si hablaba de la trinidad, aunque no tan claramente como lo hace el Nuevo. Las tres personas de la trinidad se pueden ver en el bautismo de Cristo, del cual encontramos testimonio en todos los evangelios. Marcos lo relata de la siguiente manera “Aconteció en aquellos días, que Jesús vino de Nazaret de Galilea, y fue bautizado por Juan en el Jordán. Y luego, cuando subía del agua, vio abrirse los cielos, y al Espíritu como paloma que descendía sobre él. Y vino una voz de los cielos que decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia.”

También se puede encontrar textos con relación a la diversidad de personas en la fórmula de bautismo: “Bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo,” debemos poner atención aquí en que Jesús está afirmando tanto la unidad de naturaleza como la diversidad de personas pues el nombre al cual se refiere está en singular pero las personas son claramente diferenciadas por el artículo definido que está entes de cada una, también podemos ver esta separación de personas claramente en la bendición apostólica: “La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén” (2 Cor. 13:14).


Comments



Tu deberías estar Logueado para postear un comentario.

Nombre (requerido)

Email (requerido)

Sitio web

Speak your mind