Dios y el Cerebro

Junio 22, 2009 | |

Dios y el Cerebro

De vez en cuando leo razonamientos que se desarrollan más o menos así:

  • ” Según la investigación X la gente cree en Dios porque se activa la estructura cerebral Y, luego Dios no existe”.
  • ” Según la investigación A cuando la gente reza se activa la estructura cerebral Z, luego Dios no existe”
  • “Según la investigación evolutiva B, la gente cree en Dios o dioses como resultado de presiones selectivas ambientales que han favorecido estas creencias, luego Dios no existe”.

El problema de todos estos hechos es que se puede estar de acuerdo con ellos y usarlos para argumentar exactamente lo contrario.

  • El que tengamos una estructura cerebral para creer en Dios, rezar o meditar significa que Dios existe porque son los mecanismos biológicos que necesitamos para conectarnos con la divinidad.
  • El que las presiones selectivas hayan favorecido esas estructuras cerebrales o esas conductas religiosas significa que hay una realidad divina subyacente que da sentido a ese proceso.

Por otra parte, la argumentación del tipo, “estructura neurológica= Dios no existe”, resulta graciosa si la aplicamos de forma consecuente en otras áreas:

  • Como tenemos estructuras cerebrales que nos permiten hacer ciencia, la ciencia no existe o no responde a algo real.
  • Como tenemos estructuras cerebrales que nos permiten amar, el amor no existe.

Conclusión:

Cuidado con las argumentos del tipo: ” A significa B”

Hay que preguntar: “¿Por qué A significa B y no lo contrario?”


Comments



Tu deberías estar Logueado para postear un comentario.

Nombre (requerido)

Email (requerido)

Sitio web

Speak your mind