La Trinidad parte 3

Junio 15, 2009 | |

La Trinidad parte 3

Según esta doctrina:

  • El Padre. Es increado e inengendrado.
  • El Hijo. No es creado sino engendrado desde antes de todos los siglos por el Padre.
  • El Espíritu Santo. Procede del Padre y del Hijo (según la teología occidental) o sólo del Padre (según las Iglesias Ortodoxas).

Según el Dogma católico definido en el Primer Concilio de Constantinopla (381), las tres personas de la Trinidad son realmente distintas pero son un solo Dios verdadero.

Esto es algo posible de formular pero inaccesible a la razón humana, por lo que se le considera un misterio de fe. Dios no es creado, Dios “es”, no está limitado por el espacio ni el tiempo. El Espíritu Santo es Dios y no una fuerza como pretenden otros grupos minoritarios, por lo tanto, el Espíritu Santo es una persona y como tal tiene cualidades.

En clases de discipulado se suelen utilizar símiles sencillos para entender la trinidad, por ejemplo, comparándola con el agua, pues el agua tiene tres estados: sólido,líquido y gaseoso, pero en cualquiera de los tres sigue siendo agua, aunque este ejemplo no aclara la problemática de la relación entre las personas divinas.

Agustín de Hipona, por su parte, comparó la trinidad con la mente, el pensamiento que surge de ella y el amor que las une[1].

Finalmente, otros teólogos clásicos, como Guillermo de Occam, afirman la imposibilidad de la comprensión intelectual de la naturaleza divina y postulan su simple aceptación a través de la fe[2].

Perspectiva de Tomás de Aquino

Tomás de Aquino usaba una imagen para ilustrar misterio de la Trinidad:
Todo ungido presupone por lo menos tres elementos: El que unge, el ungido y la unción.
Siendo Jesús el Mesías, el Cristo, es decir, el ungido de Dios, podemos hacer referencia a tres personas:

  • El que unge: sería Dios Padre.
  • El ungido: sería Dios Hijo.
  • La unción: sería Dios Espíritu Santo.

Ideas Equivocadas Acerca de la Trinidad

AI estudiar esta doctrina, a lo largo de los siglos la comunidad cristiana ha rechazado cierto número de explicaciones. Un breve examen nos ayudará a comprender la trinidad al poner en claro lo que no es.

a.Primero, la trinidad no es una sucesión de maneras en que Dios se ha aparecido en la historia. Es decir, Dios no se manifestó como Padre en el período del Antiguo Testamento, como Jesús en el período del Nuevo Testamento, y como Espíritu Santo después de la ascensión de Jesús.

Tal punto de vista reduce las personas de la trinidad a una manifestación; y niega la naturaleza eterna de las tres. Este punto de vista se llama modalismo, lo cual significa que Dios apareció en varios modos en diferentes tiempos.

b.Segundo, la trinidad no se compone de tres dioses. Este concepto, llamado trinitarianismo, ve la trinidad como seres iguales pero separados que componen una deidad cooperativa, cuyos miembros confieren como sea necesario.

c.Tercero, Jesús no se convirtió en parte de la trinidad en cierto punto de Su vida. Este punto de vista sostiene que el Jesús humano fue adoptado por el Padre, usualmente en Su bautismo, el tiempo cuando fue divino. Este concepto llamado adopcionismo, mantiene que el Espíritu Santo confirió divinidad a Jesús cuando descendió en forma de paloma.

Dios Se Revela Como Padre, Hijo y Espíritu Santo

Como lo indicamos anteriormente, Padre es básicamente un concepto neotestamentario. Cuando Jesús vino, Dios era percibido tan austero y apartado en Su santidad que aun Su nombre no podía ser pronunciado. Cuando el hebreo llegaba al nombre de Dios en un texto, sencillamente pasaba en silencio sobre dicho texto. Con el tiempo, se hacía referencia a Dios como “el nombre”; “el nombre dijo”, “el nombre actuó”. Jesús en contraste, claro e intencional, enseñó a Sus discípulos a orar: “Padre nuestro”.

Esta nueva revelación de Padre e Hijo se convirtió en parte del mensaje evangélico de los cristianos primitivos, tanto que la palabra que Jesús usó, Abba, fue usada con convertidos que hablaban griego (Ro. 8:15; Ga. 4:6). En realidad Padre no es una traducción acertada; Abba es un término de cariño, familiar, como nuestra palabra papaíto. No somos libres para ser irreverentes en nuestra relación; no hay lugar para un tipo de camaradería irrespetuosa con Dios. Pero somos libres para acercarnos “confiadamente al trono de la gracia” (He. 4:16).

Cuando hablamos de Jesucristo como el Hijo de Dios, no queremos dar a entender que Dios creó a Jesús en cierto punto del tiempo. Jesús ha existido, porque El es Dios; no hay Dios aparte de Jesús y no hay Jesús aparte de Dios.

El Espíritu es la tercera persona de la deidad, y como la primera, y la segunda persona, El es eterno. Ocasionalmente se hace referencia a El en el Antiguo Testamento y en tiempos posteriores del Antiguo Testamento Su venida comenzó a ser profetizada. El tuvo parte en el nacimiento de Jesús y estuvo presente en varios puntos de Su ministerio. El día de pentecostés marcó el cumplimiento de las profecías del Antiguo Testamento de la venida del Espirítu Santo en Su plentitud.

Notas

[1] Véase, por ejemplo, la argumentación en este sentido de Miguel Servet en su Restitución del Cristianismo, en Obras Completas, Vols. V y VI, Prensas Universitarias, Zaragoza, 2007.cit. en Wikipedia

[2] Textos originales en “The Oecumenical Documents of the Faith”, T. erbert Bindley, 4ª ed. rev. F.W. Green, London,cit. en Wikipedia

Fuentes:

  • Roy T.Edgemon, “Las doctrinas que creen los bautistas“,p.18-21,Convention Press,Nashville,Tennesse
  • Wikipedia,Trinidad

Comments



Tu deberías estar Logueado para postear un comentario.

Nombre (requerido)

Email (requerido)

Sitio web

Speak your mind