La Trinidad parte 2

Junio 15, 2009 |  Tagged |

La Trinidad parte 2

la_trinidad

Gráfico y explicación de la relaciónTrinitaria
Daniel Asenjo nos provee de una explicación teológica y también pastoral de la relación Trinitaria[0]

El Padre es la Primera Persona de la Trinidad, por lo tanto es una de la personas de la trinidad, no es la trinidad, como tampoco el Hijo ni el Espíritu lo son. La trinidad son las tres personas.

Ser llamada la primera persona de la trinidad, no implica supremacía, anterioridad ni prioridad, sino un orden Intertrinitario de relación.

Su Paternidad la podemos ver en CINCO aspectos.

1. COMO PRIMERA PERSONA DE LA TRINIDAD
El Padre es presentado como el que elige y dador, de esta misma forma el Hijo aparece como Redentor mientras que el Espíritu como Regenerador y Santificador.

Esto nos presenta un orden que es irreversible en toda la Escritura por el cual el Padre es el que envía del cual procede (gr. ekporeyomai: Partir, ser liberado) El Señor, Jn.7:29,15:26 cp.9:16 y 17:7.

  • En 1 Co.8:6,11:8 y 12: peripateo: andar, salir.
  • En los evangelios aparece el término 189 veces.
  • Como Padre tiene vida en si mismo: Jn.5:26

RECORDANDO LOS NOMBRES EN QUE SE LO DISTINGUE COMO TAL:

Dios el Padre, Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de Misericordias, Padre de los Espíritus, Padre de Gloria, Padre Celestial, “Abba” Padre, Padre Santo, Padre Justo, Padre de las Luces, y otros

2. COMO PADRE DE TODO LO CREADO

Las tres personas de la Trinidad las encontramos participando en la creación,

2.1. PADRE DE TODA LA FAMILIA UNIVERSAL:

Pero vemos que en Ef.3: 14-15

Padre celestial, Mt.6:26, Padre de les cielos, Jon.1:9.

Es el que cuida y atiende la creación Mt.6:28-30 y 10:29

2.2. PADRE DÉLA FAMILIA DE LOS ESPÍRITUS: He.12.9

2.3. PADRE DE LAS LUCES:

En Sgo.1:17. refiriéndose a la luz espiritual probablemente.

2.45, PADRE DE LOS ANGELES: Job 1:6, 2:1 y 38:7

2.5. PADRE DEL HOMBRE: Lc.3:38 cp. Mal.2:11; Hch.17:29

3. COMO PADRE DE ISRAEL

Lo vemos a lo largo de todo el ANTIGUO TESTAMENTO, p ej.

1. LO DECLARA MOISÉS ANTE FARAÓN: Ex.4: 22: “Israel es mi hijo, mi primogénito”. Define una relación paternal, hada “su” pueblo, a través de las páginas de la Biblia.

2. LO DECLARA REPRESENTATIVAMENTE A DAVID: 2 5,7:14: “Yo le seré a el padre y él me será a mi hijo “,

4.COMO DEL SEÑOR JESUCRISTO

Es sin duda la Relación más importante de la Palabra, es el Padre de nuestro Señor Jesucristo’.1:17, siendo este la evidencia suprema que nos indica la deidad de nuestro Señor.

4.1. MUESTRA UNA RELACIÓN VINCULAR: Entre la 1ª y 2ª persona existe una relación eterna ya que ambos son eternos, y por lo tanto la procedencia del hijo es una relación funcional y no de origen.

A. Engendrado por el Padre: Sal.2:7; Jn.1:14 y 18, 3:16 y 18; 1a Jn. 4:9.

  • Salmos 2:7 Yo publicaré el decreto; Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú; Yo te engendré hoy.

B. Reconocido como Hijo por el Padre: Mt.3:17, 17:5, Lc.9:35.

  • Lucas 9:35 Y vino una voz desde la nube, que decía: Este es mi Hijo amado; a él oíd.

C. Reconocido como Padre por el Hijo: Mt:11:27; 26:63-64; Lc.22:29; Jn.8:16-29 y 17:1

  • Lucas 22:29 …, os asigno un reino, como mi Padre me lo asignó a mí,

D. Como tal en su humillación se sujeta Jn.8:29 y 49.

  • Juan 8:29 “Porque el que me envió, conmigo está; no me ha dejado solo el Padre, porque yo hago siempre lo que le agrada.”

E. Reconocido por los hombres: Mt.16:16; Mr,15:39; Jn.1:34 y 49; Hch.3:13.

  • Mateo 16:16, Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.

F. Reconocido por los demonios:

  • Mateo 8:29 Y clamaron diciendo: ¿Qué tienes con nosotros, Jesús, Hijo de Dios? ¿Has venido acá para atormentarnos antes de tiempo?

4.2. MUESTRA ESTA RELACIÓN EN FORMA COMPRENSIBLE

  • Gal. 4:4: Envía al Hijo.
  • He.1:2: Habla por el Hijo.
  • Jn.11:41:Oye al Hijo.
  • He. 1:6: El que ordenó la adoración del hijo por los ángeles.
  • 1 Pe. 1:17: Honra al Hijo.

En el A.T. Sal.2:7,15.7:14 y 9:6-7.

5. COMO PADRE DE TODOS LOS CREYENTES

No solo El es el Padre de toda creación, sino que se declara Padre del creyente en Cristo, en una relación filial y vincular. Porque que sea el padre de la humanidad no quiere decir que todos sean hijos.

Distingue claramente la Palabra entre sus criaturas y sus hijos:

5.1. UN PRIVILEGIO ALCANZADO:

A, POR REGENERACIÓNGal.26: “sois hijos de Dios por la fe en Cristo”, El nuevo
nacimiento

B. POR ADOPCIÓN. Dándonos derecho a la HERENCIA Divina. Solo para sus hijos:
Ro.8:16-17; Ti.3:4-7; 1 Pe 1:4.

No para todos: Ef.2:2-3.

5.2. UN PRIVILEGIO PREPARADA POR EL PORQUE:

A. NOS PREDESTINO, Ro.8:29-30

B. NOS ESCOGIÓ, LLAMO, JUSTIFICO, REDIMIÓ Y GLORIFICO. Ef.1:3-11

5.3. UN PRIVILEGIO CON GRANDES POSIBILIDADES

PORQUE COMO PADRE:

A. NOS HACE EL LUGAR DE SU HABITACIÓN. Jn. 14:23

B. NOS HACE EL OBJETO DE SU BENDICIÓN. En 1:3

C NOS HACE EL OBJETO DE SU CUIDADO PERSONAL. Jn.17:11

D. NOS HACE EL OBJETO DE SU MISERICORDIA Y CONSUELO. 2 Co.1:3

E. SUPLE NUESTRAS NECESIDADES. Mt.6:32-33

F. SANTIFICA NUESTRA VIDA. Jn. 17:17

TEXTOS TRINITARIOS EN EL NUEVO TESTAMENTO

Citaremos 6 pasajes bíblicos del libro de F.Ureta[1]

El dice que “…debemos reconocer que es verdad que el contenido del Nuevo Testamento fundamenta la doctrina trinitaria y que esta doctrina es la manera más justa de interpretar todos los datos del Nuevo Testamento.[2]

Veamos estos pasajes.

1) Mateo 3:16

  • “En cuanto Jesús fue bautizado y salió del agua, el cielo se le abrió y vio que el Espíritu de Dios bajaba sobre él como una paloma. Se oyó entonces una voz del cielo, que decía; “Este es mi Hijo amado, a guien he elegido.”

Aquí aparece: el “Hijo amado” que por cumplir “toda justicia” se somete al bautismo de Juan; el Padre cuya voz se escucha desde los cielos; el Espíritu Santo “que descendía como paloma” y venía sobre Jesús.

F. Ureta cita el Comentario de Bonnet-Schroeder,que lo explica así: “En el bautismo de Jesucristo aparece por primera vez la Trinidad divina: el Padre y su testimonio; elHijo que se entrega a su obra; el Espíritu que lo consagra para ella”.[3]

2) Mateo 28:19

  • “. . . bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”.

No cabe ninguna duda del sentido plenamente trinitario de esta fórmula bautismal recogida en el Evangelio, donde las “personas” de la Trinidad aparecen en un plano de total unidad y Calidad esencial. Padre, Hijo y Espíritu Santo son, de algún modo, distintos pero al mismo tiempo iguales en dignidad.

3) 1 Corintios 12:4-6

  • Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo.”

Aquí se menciona la capacitación que recibe la iglesia para cumplir su ministerio en el mundo. Se trata de “dones” del Espíritu, “ministe rios” que otorga el Señor y “operaciones” de Dios (Padre) en todos. Es conveniente recordar que estos dones se atribuyen al Hijo en Efesios 4:8-12 y aquí en forma prominente al Espíritu (12:11), sin que se excluya al Padre. Quizá sea éste el lugar donde debamos recordar lo que dicen los teólogos de la obra ad extra de la divinidad que es la que hacen las tres personas pero actuando en unidad y hacia “afuera” de sí mismas, y la obra ad intra que está indicando la diferenciación de las personas en lo que se refiere a sus relaciones mutuas. Dentro de sí mismas son tres, en relación con el mundo y en la obra de salvación, actúan unánimemente.

4) 2 Corintios 13:14

  • “La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén.”

En  un  orden  distinto  del  de Mateo 28:19  aparecen  en  esta “bendición apostólica” las tres personas de la Trinidad. Si, como se piensa, el contenido de este texto refleja usos de los servicios religiosos de las comunidades cristianas, el concepto trinitario apareció muy temprano en ellas. La “gracia” del Señor, el “amor” de Dios (Padre) y la “comunión” del Espíritu Santo son elementos fundamentales en la salvación  de los hombres.  Lo mencionamos para recordar que la Trinidad de Dios nunca puede ser abstraída de su obra redentora.

5) Efesios 4:4-6

  • “un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; un Señor, una fe, un bautismo, un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos.”

En este pasaje el Apóstol trata de motivar en los lectores una solicitud por la unidad de la iglesia que debe ser preocupación de cada uno de sus miembros. Al referirse a los fundamentos de la unidad, va mencionando a las personas de la Trinidad: el Espíritu Santo (v. 4); el Señor Jesucristo (v. 5); Dios el Padre (v. 6). Con estos conceptos de la unidad  trina  y  una  de  la  divinidad  entra  la  iglesia  en  la  razón fundamental para mostrar preocupación por su unidad. Compárese esto con las palabras de Jesús: “… para que sean uno, así como nosotros doman uno” (Jn. 17:22).

6) 1 Pedro 1:2

  • “elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas.”

Nuevamente aquí, en nuestro Nuevo Testamento aparecen las personas de la Trinidad en un contexto que se refiere a la salvación. La elección es del Padre; el medio es Jesucristo (su sangre); la santificación corresponde al Espíritu. Un claro contenido trinitario en este texto bíblico.

Un séptimo pasaje del apostol Juan, fue excluído de los textos bíblicos por considerárselo un agregado  (un comentario al margen).

7. 1 Juan 5:7-8

Citaré algunos ejemplos didácticos que nos ayuden a comprender mejor esta doctrina.[8]

a.El trébol, el agua (en sus tres estados),

b. El hombre (alma, cuerpo y espíritu),

c. Los rayos de luz (químicos: no se ven ni se sienten, caloríficos: no se ven pero se sienten y lumínicos: no se sienten pero se ven),

d. El triángulo.

e. La unidad de Dios:

Dt.6:4: “Señor nuestro Dios el Señor es uno” (echad: una unidad, se utiliza para la unión matrimonial cp. Gn.2:24), Ex.20:3, Is.45:14, Ef.4:4-6, Sgo.2:19, Etc.

La palabra Dios (Elohim) en plural no es un argumento concluyente, porque el judío acostumbraba utilizarlas mayestaticamente, Gn.1:1.

El Señor podía decir “Yo y el Padre una cosa somos” Jn. 10:30 “os dará otro (gr. allos: de la misma clase) consolador” Jn. 14:16

e. El uso de pronombres plurales:

  • Son una muestra de su pluralidad, hay muchas citas: Gn.1:26, 3:22,11:7; Is.48:16.a
  • Aquí Jehová le dice a Jehová, Gn.19:24, Os.1:7. a
  • Aquí el Redentor no es el mismo que Jehová, Is.59:20.a
  • Aquí el Espíritu no es el mismo que Jehová, Is.48:16, 63:9-10.

Observación:

Floreal Ureta dice que no hemos mencionado estos textos bíblicos, y hay otros más, para decir que en ellos está explícitiamnete expresada la doctrina de la Trinidad, sino para confirmar que en el Nuevo Testamento están los fundamentales elementos de la doctrina. Lo que hizo posteriormente la teología fue, con estos elementos, construir y dar forma a una definición doctrinal que los contuviera con fidelidad. Pero esto no fue cosa fácil.“ [9]

La tri-unidad es una característica del Dios uno. Se deduce de la Biblia aunque no se mencione directamente. Las palabras de Jesucristo sobre su propia persona sugieren una identficación con la naturaleza del Padre. Asímismo palabras sobre el Espíritu Santo y su procedencia denotan también idéntica identificación.

Atendiendo todo lo dicho, la Biblia nos acaba presentando una imagen clara. Algunos padres, para que nadie cayera en el error de creer en tres dioses, establecían la analogía de que el padre es el pensamiento y voluntad de Dios, el hijo es la boca de Dios (palabra, Verbo) y el Espíritu las manos de Dios (que obran). Mente, palabra y manos obradoras de un único Dios que presenta esta característica trinitaria.[10]

Críticas a esta doctrina

De una web islamica extraigo la opinión de una de las religiones monoteistas de mayor crecimiento actual en el mundo.

“La palabra “Trinidad” no esta en la Biblia. La doctrina Trinitaria fue introducida por el sínodo Católico Romano a principio del siglo IV en el Concilio de Nicea en el año 325 D.C. Luego el credo Atanaciano hizo de la trinidad un Dogma fundamental. Y hasta el dia de hoy, millares de creyentes alrededor del mundo, por más de 16 siglos y medios han adoptado este dogma como una doctrina Bíblica, y lo cierto es que este dogma esta muy lejos de la gran VERDAD de Dios en cuanto a su UNICIDAD. La doctrina de la Trinidad lleva a muchas confusiones y contradicciones, y nunca a la gran verdad de Dios. Los primeros Cristianos nunca practicaron la creencia de un Dios dividido en tres divinas personas, ni en un Dios que comparte su Gloria. El concepto de la trinidad cristiana fue una creencia adoptada de religiones paganas anteriores al cristianismo.“ [11]

Respuesta:

La escritura y doctrina cristiana descansa en el monoteísmo (un solo Dios), por lo tanto había que ajustarla a lo que decía la Escritura con respecto al Padre, al Hijo y el Espíritu, sin caer en el politeísmo, ni tampoco modificando la Escritura por conveniencia (Eisegesis).

Los teólogos de los primeros siglos del Cristianismo elaboraron explicaciones que generaron varias corrientes de pensamiento y una intensa polémica. Esta polémica se acentuó durante el reinado del emperador Constantino I, cuando los dirigentes de la Iglesia comenzaron a contar con el apoyo imperial y tuvieron que precisar cuál debía ser la doctrina compartida por las diversas comunidades cristianas.

En contraposición tanto frente a las posiciones subordinacionistas (principalmente los partidarios de Arrio) como a las modalistas, algunos teólogos llegaron a la conclusión de que, si estas tres personas compartían diferentes cualidades y características divinas exclusivas de Dios (señorío, eternidad, omnisciencia, omnipresencia, santidad, etc.), se tendría que utilizar la formula matemática 1×1x1=1 en vez de 1+1+1=3, ya que ésta rompe el monoteísmo de Dios y se convierte en politeísmo o henoteísmo.

En la Biblia se encuentran alusiones tanto al Padre como a Jesús y al Espíritu Santo, en las que puede interpretarse que poseen los atributos exclusivos de Dios. Se presentan como fundamento diversas referencias a Dios gramaticalmente en plural.

Por ejemplo: “Dios dijo: Hagamos al hombre a nuestra imagen, según nuestra semejanza…”(Gen. 1, 26); en el mismo sentido Gén 11,5-9; “(…) El hombre ha llegado a ser como uno de nosotros en el conocimiento del bien y del mal (…)”(Gén. 3. 22). “Acercaos a mí, oíd esto: desde el principio no hablé en secreto; desde que eso se hizo, allí estaba yo; y ahora me envió Yahvé el Señor, y su Espíritu”. “Yo oí la voz del Señor que decía: “¿A quién enviaré y quién irá por nosotros?”. Yo respondí: “¡Aquí estoy: envíame!” (Isaías 6. 8).

También se presenta como argumento la utilización de la palabra Elohim, que es plural, para referirse a Dios. En el Nuevo Testamento encontramos a Juan 1, 1: “En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios”; el reconocmiento de Tomás hacia Jesús “Señor mío y Dios mío” (Juan 20, 28); el bautismo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo (Mat. 28, 19); el reconocimiento de la omniscencia de Jesús, atributo de Dios (Jn. 21,17; Jn. 16,30); “el que me ha visto a mí, ha visto al Padre” (Jn. 14.9); “yo estoy en el Padre y el Padre está en mí” (Jn. 14, 11); “Todo lo que tiene el Padre es mío” (Jn. 16,15); la acusación de los judíos de hacerse Jesús igual a Dios (Jn. 5, 18); la atribución de Jesús de autoridad (Mat. 5, 21-22); cuando Pedro dice que mentir al Espíritu Santo es mentir a Dios (He. 5, 3-4).

Además de la polémica sobre la naturaleza de Jesús —si era humana, divina, o ambas a la vez—, de su origen —si eterno o temporal— y de cuestiones similares relativas al Espíritu Santo, el problema central del dogma trinitario es justificar la división entre “sustancia” única y triple “personalidad”.

La mayoría de las iglesias protestantes, así como las ortodoxas y la Iglesia Católica, sostienen que se trata de un misterio inaccesible para la inteligencia humana.[12]

Misterio,pero no imposible de entender.

Un lector del blog realizó la siguiente reflexion muy acertada por cierto:

Debemos definir bien que cosa es un misterio y que es una contradiccion:

  • Misterio es algo que es verdad, pero que no podemos comprender en su totalidad. Un misterio no es una contradiccion.
  • Una contradiccion es algo que dice ser una cosa, y al mismo tiempo no es esa “cosa”.
  • Ejemplo de contradiccion: Un hombre puede ser padre e hijo al mismo tiempo, aunque no en la misma relacion….pero no puede ser hombre y no ser hombre al mismo tiempo. Eso es contradiccion.
  • Aplicandolo a la Trinidad: Si dijeramos que Dios es Uno en esencia, y TRES en esencia al mismo tiempo, seria una contradiccion….pero no es el caso de la Trinidad.
  • El misterio y la contradiccion tienden a confundirse, porque no se entienden ninguno de los dos. La diferencia estriva en que el misterio es verdad, y puede llegar a entenderse y explicarse.
  • Hay misterios en la Biblia que estuvieron escondidos por un tiempo, hasta el tiempo de su revelacion. La contradiccion NUNCA se puede explicar, ni en la mente del hombre, ni en la de Dios.
  • La doble naturaleza de Jesus es un misterio, pero no una contradiccion.La concepcion virginal de Jesus es un misterio, pero no una contradiccion.

La Trinidad divina es un misterio, pero nunca es una contradiccion.

Origen de la doctrina

En el capítulo anterior vimos algo general sobre el origen de esta doctrina. Ahora profundizaremos un poco mas.

1.La Trinidad en el Antiguo Testamento

Los que creen que sólo Jesús es Dios citan textos del Antiguo Testamento en los que se afirma que Dios es uno (Deuteronomio 6:4; Éxodo 20:3; Isaías 44:6).

Ponen tanto énfasis en la verdad bíblica de la unidad de Dios, que cierran los ojos a otra verdad bíblica: en esta unidad existen tres Personas Divinas. No podemos comprender todo el misterio de la unidad y diversidad existente en la Trinidad, pero lo creemos porque la Biblia lo enseña.

San Patricio empleó el trébol para ilustrarles esta verdad a sus oyentes. Como las tres hojitas unidas en un mismo tallo forman un solo trébol, así las tres Personas, distintas entre sí, forman el Dios único. Este misterio de la unidad de las tres Personas se aclara a la luz de la oración de Cristo en Juan 17:21 -22. Jesús pide por sus discípulos: “Para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros… para que sean uno, así como nosotros somos uno.” Cristo no pedía que todos los discípulos llegasen a ser una sola persona. Oraba por la perfecta   armonía y unidad de espíritu entre sus discípulos,   unidad en fe y amor, unidad de propósitos y de acción, así como El y el Padre son uno.

El Antiguo Testamento enseña la unidad de Dios, pero también enseña que dentro de esta unidad existe más de una persona. Veamos primero la historia de la creación en Génesis 1 y 2. Ya sabemos por el Nuevo Testamento que el Verbo creó el mundo; Génesis nos hace ver que lo hizo en cooperación con los otros miembros de la Trinidad.

a. En su obra creadora, Dios emplea pronombres plurales.

“Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza… Y creó Dios al hombre a su imagen” (Génesis 1:26,27). ¿A quién se dirigía Dios al decir “hagamos”? La expresión “nuestra imagen y semejanza” demuestra que había una pluralidad en la Deidad. Sin embargo, había una unidad tal, que dice que Dios creó al hombre a su imagen.

b.Los distintos nombres de Dios en la creación.
Hay mención dé Dios y del Espíritu de Dios obrando en la creación (Génesis 1:1,2). En 2:4emplea otro nombre: “Jehová Dios hizo la tierra y los cielos.” ¿Se refieren estos tres nombres a la Trinidad?

c.En otras ocasiones utiliza formas plurales.
Leemos las palabras de Jehová en Génesis 11:7:

“Ahora, pues descendamos y confundamos allí su lengua.”

Isaías 6:8 dice: “Oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros?”

En Isaías 54:5, la traducción ha puesto el texto en singular: “Tu Hacedor es tu marido.” En el hebreo las palabras equivalentes a “hacedor” y “marido” están ambas en plural. La traducción literal sería: “Tus Hace dores son tus maridos.”

d.Se indica pluralidad en el nombre de Dios.
Citamos a continuación unos párrafos del libro Curso de evangelismo personal, página 157:

“Puesto que en Mateo 28:19 se habla de un nombre que pertenece al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, es bueno que estudiemos los nombres de Dios para ver si hay algún nombre que incluya las tres Personas de la Deidad. ¡Hay tres nombres así! Son Elohim, Adonaí y El Sadai.

“En hebreo hay tres números gramaticales: el singu lar, que denota uno; el dual, que denota dos, y el plural que denota tres o más. Cada uno de estos nombres está en la forma plural en el hebreo, y por lo tanto demuestra que el Dios a quien nombra está representado por un nombre plural.” Es decir, nos hace ver que hay cuando menos tres personas, porque no usa ni la forma singular ni la dual para su nombre.

“En Génesis 1:1 el nombre en el original es Elohim, nombre que se emplea en la Biblia alrededor de 2.500 veces.” Esto nos indica que en verdad el Trino Dios hizo la creación, de acuerdo con lo que ya aprendimos en el Nuevo Testamento, y soluciona el misterio que hay en la frase“Hagamos al hombre a nuestra imagen.”

“En Génesis 15:2 el nombre en el original es Adonaí que se emplea 290 veces; mientras que enGénesis 17-1 se emplea el vocablo El Shadai, el cual es empleado 48 veces. Es evidente que Dios lo estableció con mucha claridad, aun por sus nombres en el Antiguo Testamen to, que mientras que ‘Jehová nuestro Dios, Jehová uno es,’ sin embargo en alguna forma misteriosa en ese Ser hay pluralidad.”

e. El Antiguo Testamento hace referencia al Hijo de Dios.

El salmo segundo habla del Mesías, el ungido de Jehová, su Hijo (Salmo 2:2-12).

Proverbios 30:4Daniel 3:25 nos enseñan que Dios tiene un Hijo.

En Isaías 9:6 vemos que un niño que habría de nacer llevaría entre sus títulos dos de los mismos que se les dan a otros miembros de la Trinidad: Padre eterno y Consejero.

Dios encarnado en Jesucristo sería esto para la humanidad.

Esto no quiere decir que quite la existen cia de la primera y la tercera Personas de la Trinidad solo porque se le dé el mismo título. Este texto no quiere decir que El sea su propio padre. La frase ha sido traducida como: “Padre de los siglos,” o “Padre de la eternidad”. Es un texto que los del grupo sectario pentecostal Sólo Jesús emplean mucho para negar la Trinidad.

Recordemos que muchas veces un padre y su hijo llevan el mismo nombre. Esto habla de su parentesco pero no niega que tengan sus personalidades indepen dientes.

Isaías 53:10,11 afirma que el Hijo verá linaje como resultado de su sufrimiento por las almas. El que Cristo sea Padre de las almas no quita el hecho de que El a su vez tenga un Padre. A ambos se les puede llamar Padre eterno. [13]

2. Cristo habla de la Trinidad.

Cristo dijo: “Id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo” (Mateo 28:19). Los judíos de aquella época acostumbraban bautizar en agua a los gentiles convertidos, para testimonio público de que ya era de Dios. Juan el Bautista bautizaba a los judíos arrepentidos en testimonio de que le entregaban su vida a Dios. Y los cristianos fueron enviados a predicar el Evangelio y a bautizar a los convertidos en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

El mensaje de Pedro en el día de Pentecostés iba dirigido a millares de judíos religiosos que ya creían en el Padre y en el Espíritu Santo, pero no habían reconocido a Jesús como su Mesías y Señor. Habían crucificado al Mesías. Para ser salvos tenían que arrepentirse y bauti zarse en el nombre de Jesús para demostrar pública mente que lo aceptaban como Señor, de la misma manera que aceptaban al Padre y al Espíritu Santo

Era natural, pues, que a este grupo el apóstol Pedro le mencionara solamente el nombre de Jesucristo. “Cristo” quiere decir “Mesías”, ungido. Bautizarse en el nombre de Jesucristo era reconocer públicamente que Jesús era el Cristo, el Mesías. Este punto era crucial en su fe y necesario para su salvación. Para ser salvos, estos judíos tenían que reconocer que Jesucristo era Señor, Salvador y Mesías, en un plano de igualdad con el Padre y el Espíritu Santo.

Una vez que se arrepintieron y confesaron tener fe en que Jesús era su Mesías, fueron bautizados. Es de suponer que al bautizarlos en agua, los discípulos usarían la fórmula que el propio Jesús les había dado hacía pocos días, en la que se incluía el nombre del Hijo en el mismo nivel con el Padre y el Espíritu Santo.

No hay conflicto entre los dos textos:

Tenemos en Hechos 2:38 el mandato del bautismo en agua como confesión de fe en Jesucristo, un énfasis especial que era necesario para los judíos.

  • En Mateo 28:19, tenemos la fórmula bautismal que habían de emplear en todas las naciones al cumplir con la Gran Comisión.
  • Cristo habla de las tres Personas de la Trinidad en Juan 14:16,26; 15:26.
  • Promete rogarle al Padre que envíe al Espíritu Santo.
  • En Mateo 28:19, manda bautizar en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
  • Desde las primeras palabras de Jesús registradas en las Sagradas Escrituras hasta los últimos encargos dados a sus discípulos antes de su ascensión, habla de Dios Padre como otra personalidad distinta a la suya. “¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar?” (Lucas 2:49).
  • No dijo: “en mis negocios como padre”, sino “en los negocios de mi Padre”.
  • Constantemente se refiere a sí mismo como enviado por el Padre (Juan 3:16,17,33; 5:43; 6:38,39; 9:3,4; 12:49; 16:28; 20:21.
  • Jesús decía que las obras que El hacía y las palabras que hablaba no eran suyas sino del Padre que lo había enviado. Juan 5:18,30,36; 6:38; 7:16.
  • Hace mención de cosas, conocimientos y actividades que correspondían definitivamente a Uno y no al Otro, con lo que estaba mostrando que El y el Padre eran dos Personas.
  • El Padre le entrega el juicio al Hijo (Juan 5:22).
  • El Padre sabía el día de la venida del Hijo, pero el Hijo no (Marcos 13:32).
  • El Padre glorifica al Hijo (Juan 8:50,54).
  • Habla de cómo el Padre lo ama a El, y El al Padre, demostrando así que son dos Personas (Juan 3:35; 5:20; 10:17; 17:23,24; 14:31).
  • Jesús habla de distinción de lugares entre El y el Padre, cosa que no sería posible si se tratara de la misma Persona.
  • Salí del Padre… Voy al Padre… Padre nuestro que estás en los cielos…” (Juan 14:12,28; 20:17; Mateo 6:9; Juan 20:17).

3.Las oraciones que Jesús le dirige al Padre demuestran que éste tiene existencia propia y distinta a la de El.

A través de los evangelios vemos que Jesús se dedicaba a la oración, no sólo como ejemplo para sus discípulos, sino para tener comunión con su Padre y recibir respuestas a sus peticiones (Marcos 1:35Lucas 5:166:12;9:2811:1;22:39-44; Juan 11:41; 17;Hebreos 4:7).

4. Cristo, nuestro Sacerdote, intercede ante el Padre.
Todo el sistema simbólico del sacerdocio pierde su significado si sólo existe Jesús en la Deidad. El libro entero de Hebreos nos enseña cómo Jesús convirtió en realidad este simbolismo al presentarse a sí mismo en sacrificio ante Dios Padre, e interceder continuamente por nosotros. Los que creen en la doctrina de Sólo Jesús, al ser confrontados con este hecho, niegan que haya oración en el cielo. Léanse al respecto Hebreos 4:145:106:207:178:610:22. En Hebreos 7:25 la Palabra nos enseña que El vive eternamente para interceder por nosotros.

Cristo es el Mediador entre Dios y los hombres (1 Timoteo 2:5).

5.Las manifestaciones simultáneas de los diferentes miembros de la Trinidad.

En el relato de la encarnación encontramos la partici pación de toda la Trinidad, según podemos distinguir en el mensaje del ángel en la anunciación (Lucas 1:35).

En el bautismo de Jesús hubo una manifestación simultánea de las tres Personas de la Trinidad: Jesús, el Hijo, que subía del agua; el Espíritu Santo, que descen dió en forma de paloma, y el Padre, cuya voz se oyó en el cielo (Mateo 3:16,17).

Esteban, lleno del Espíritu Santo, vio los cielos abiertos y a Jesús a la diestra del Padre (Hechos 7:55,56).

Estando Cristo en el monte de la Transfiguración, los discípulos oyeron que la voz del Padre decía en el cielo: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia” (Mateo 17:5).

Hebreos 1:1-3 nos presenta al Hijo de Dios sentado “a la diestra de la Majestad en las Alturas”.

6.La naturaleza de Dios demanda una pluralidad dentro de la Deidad.

Dios es amor. Siempre ha existido y siempre ha tenido esta naturaleza. Es invariable. Ahora bien, el amor no puede existir sin que exista algo o alguien a quien amar. Tiene que haber algún objeto del amor de Dios que sea coexistente y coeterno con El. Creemos que este amor es la relación que ha existido eternamente entre los miembros de la Santísima Trinidad (Juan 1:1,21 Juan 4:8).

7.La hermosa oración de Cristo en Juan 17

La hermosa oración de Cristo en Juan 17 carece de sentido si el Padre no es otra Persona distinta a Jesús. Juan 3:16 pierde su significado, pues ¿quién será este Hijo unigénito? ¿Qué quiere decir Juan 1:1,2,14 cuando afirma que el Verbo era con Dios y que era el unigénito Hijo de Dios?

¿Qué significa Juan 1:18, “A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer,” si Jesús es la única Persona divina?

La promesa que hizo Jesús de que les enviaría otro Consolador a sus discípulos no era más que un engaño si era El mismo quien volvió en calidad de Espíritu Santo. ¿Y qué sucedió con su cuerpo resucitado? Los ángeles indicaron que Jesús volvería tal como lo habían visto ir al cielo (Hechos 1:11). No sucedió así cuando vino el Espíritu Santo (Hechos 2:1-4).

¿Cómo pudo ver Esteban a Jesús a la diestra del Padre si Jesús es el mismo Padre? Se ve que esta teoría les quita valor a la resurrección corporal de Jesús y a su obra como Sumo Sacerdote. Estas vendrían a ser más bien unas representaciones simbólicas destinadas a la mente humana, en vez de realidades básicas de la fe cristiana.[14]

8. Los apóstoles creían en la Trinidad.

Algunos se sienten tentados de no creer que los apótoles enseñaron la Trinidad. Aca veremos que están estos en un error.

a.La predicación de Pedro en casa de Cornelio (Hechos 10:38-42), enseña la unidad en cooperación de tres distintas personalidades.
b.Efesios 2:8-18 nos muestra cómo las tres Personas obran para nuestra salvación.
c.Hebreos 9:14 tiene el mismo mensaje: “¿Cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios…?”
d.Véanse también 1 Pedro 1:2Romanos 1:1-41 Juan 3:23,24.
e.Casi todas las epístolas tienen en la salutación o en la despedida una mención de Dios Padre y de su Hijo Jesucristo.
f.La bendición apostólica invoca a la Trinidad. “La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén” (2 Corintios 13:14).

9.Padres de la iglesia

Aunque Ignacio de AntioquíaTeófilo, etc, muy anteriores al concilio pueden considerarse como iglesia primitiva (dada su cercanía a la época de Cristo), y ellos hablan de Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Otra cosa es la historia del término “trinidad”. El vocablo “trinidad” nace algo más tarde. Pero la historia del vocablo, naturalmente, no implica que antes de su invención no se mencionasen tanto en la Bibia como en los primeros mártires de la iglesia como (Ignacio, etc) los atributos divinos del Padre, del Hijo y del Espíritu, en unidad.

Hay tantas palabras que se van acuñando a lo largo de los siglos para matizar lo dicho anteriormente… Hay muchas, la verdad sea dicha.

Los escritos de diversos hombres destacados de la Iglesia primitiva nos prueban que los apóstoles y pastores de aquellos tiempos bautizaban en el nombre de la Trinidad, y no en el de Jesús solo.

En un libro muy antiguo que se llama “La enseñanza de los doce apóstoles” (Didajé) dice así: “Ahora concerniente al bautismo, bautizad de esta manera: después de dar enseñanza primeramente de todas estas cosas, bautizad “en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

En otra parte del mismo libro dice que “el obispo o presbítero debe bautizar de esta manera, conforme a lo que nos mandó el Señor, diciendo: ‘Id y haced discípulos en todas las naciones, bautizándoles en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo’ “.

Justino Mártir (165 d.C.) en su libro dice: “Son traídos (hablando de los nuevos conversos) a un lugar donde hay agua, y reciben de nosotros el bautismo (lavamiento) de agua, en el Nombre del Padre, Señor de todo el universo, y de nuestro Salvador Jesucristo, y del Espíritu Santo.”

Tertuliano (196 d.C.), Clemente de Alejandría (156 d.C.) y Basilio (326 d.C.) nos dan el mismo testimonio, y éste aclara aún más el asunto cuando dice: “Nadie sea engañado ni suponga que porque los apóstoles frecuentemente omitan los nombres del Padre y del Espíritu Santo en hacer mención del bautismo (no en la fórmula cuando están bautizando), no sea importante invocar estos nombres.”

Cipriano (200 d.C.), hablando sobre Hechos 2:38 (”Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo”), dice: “Pedro menciona aquí el nombre de Jesucristo, no para omitir el del Padre, sino para que el Hijo no deje de ser unido al Padre. Finalmente, cuando después de la resurrección, el Señor envía a los apóstoles a las naciones, les manda que bauticen a los gentiles en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Calvino (1550) pregunta en su comentario sobre 1 Corintios 1:13: “¿Qué es ser bautizado en el nombre de Cristo?” Su contestación es que por esta frase se entiende que el bautismo se basa en la autoridad de Cristo, depende de su influencia y en cierto sentido consiste en invocar su nombre o estar en él.

En 2 Juan 3 dice: “Sea con vosotros gracia, misericordia y paz, de Dios Padre y del Señor Jesucristo, Hijo del Padre, en verdad y en amor.” Aquí dice explícitamente que el Señor Jesucristo es el Hijo del Padre. De modo que es imposible creer que Señor, Jesús y Cristo son los nombres del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Por tanto, no pueden tomar su lugar en la fórmula que Cristo dió para el bautismo en agua. [15]

“En el año 215 d. C., Tertuliano fue el primero en usar el término Trinidad (aunque algunos autores difieren y afirman que Teófilo fue el primero en usar este término y Tertuliano lo acuñó).

Sin embargo, cabe la interpretación de que la doctrina de tres personas divinas distintas estaba ya implícita en el Símbolo de los Apóstoles que se usaba en las antiguas liturgias bautismales de las comunidades cristianas de Roma y se cree se remonta hasta la época apostólica, aunque esto no esta confirmado.

Es uno de los puntos más complejos y polémicos de la teología cristiana, sobre todo con respecto a la naturaleza del Hijo (Jesús) y a la relación de la segunda y tercera persona con el Padre (véase Filioque).

En los documentos de los Padres de la Iglesia anteriores al Concilio de Nicea se encuentran referencias frecuentes al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, aunque la relación que existe entre ellos es confusa o puede interpretarse de diversas maneras. Así, Ignacio de Antioquía afirma que los fieles deben subordinarse a sus obispos “como Jesucristo al Padre, según la carne, y los apóstoles a Cristo y al Padre y al espíritu, a fin de que exista unidad carnal y espiritual” (Epístola a los Magnesios, 13), mientras que Teófilo de Antioquía (siglo II) dice en su Apologia ad Autolycum (II,15) que “los tres días que preceden a la creación de los luminares son símbolo de la tríada de Dios, de su Verbo y de su Sabiduría”.

La doctrina del Concilio de Nicea fue concebida para normalizar las enseñanzas del cristianismo, entonces aún escasamente institucionalizadas y por lo tanto en ocasiones sujetas a fuertes variaciones regionales. El Concilio de Nicea se convocó para establecer una doctrina oficial única (Credo) y condenó aquellas enseñanzas que quedaron excluidas del mismo, principalmente la de Arrio, que afirmaba que el Hijo era la primera creación de Dios y que, aunque existía desde antes del inicio de los tiempos, no era Dios mismo. Las conclusiones alcanzadas por el concilio se expresaron en un texto que especificaba todo lo que debía creer un cristiano para ser considerado tal; sobre todo las nociones relativas a la relación entre las potencias divinas, y en eso especialmente la naturaleza divina de Jesús, su génesis por el Padre y la naturaleza del Espíritu Santo.

Otras doctrinas presentes en las comunidades cristianas que quedaron excluidas del credo de Nicea y concilios posteriores fueron las que estaban influidas sobre todo por el gnosticismo y el neoplatonismo.

La definición del Concilio de Nicea, sostenida desde entonces con mínimos cambios por las principales denominaciones cristianas, fue la de afirmar que el Hijo era consustancial (ὁμοούσιον, homousion, literalmente “de la misma sustancia (que)” el Padre. Esta fórmula fue cuestionada y la Iglesia pasó por una generación de debates y conflictos hasta que la “fe de Nicea” fuese reafirmada en Constantinopla en 381.”

Si alguien quiere conocer cuál debe ser el conocimiento de los cristianos acerca de la trinidad debe remitírsele al credo de San Atanasio. Aunque difícilmente este documento haya sido escrito por San Atanasio, obispo de Alejandría y gran defensor de la divinidad de Cristo y la doctrina ortodoxa de la trinidad, este documento, dice Philip Schaff en su libro Credos del Cristianismo, es un “claro y preciso resumen de las decisiones doctrinales de los cuatro primeros concilios ecuménicos.” Concilios y documentos que son propiedad de todas las iglesias cristianas.

Para quien elaboró el Credo de San Atanasio la doctrina de la trinidad es tan importante que llega a decir que “El que no guardare ésta Fe íntegra y pura, sin duda perecerá eternamente.” Si nuestra salvación se ve demostrada por nuestra fe, es decir, por lo que creemos de Dios, entonces este conocimiento del ser de Dios es básico para nuestra salvación.” [16]

ver

Concilio de Constantinopla y otros concilios

“En Nicea toda la atención fue concentrada en la relación entre el Padre y el Hijo, inclusive mediante el rechazo de algunas frases típicas arrianas mediante algunos anatemas anexados al credo; y no se hizo ninguna afirmación similar acerca del Espíritu Santo. Pero, en Constantinopla (381) se indicó que éste es adorado y glorificado junto con Padre e Hijo (συμπροσκυνούμενον καὶ συνδοξαζόμενον), sugiriendo que era también consustancial a ellos. Esta doctrina fue posteriormente ratificada por el Concilio de Calcedonia (451), sin alterar la substancia de la doctrina aprobada en Nicea.”[17]

Confesión de Fe de Westminster

Usando un mismo lenguaje, los “teólogos sabios y eruditos” que se juntaron en Westminster, Inglaterra para establecer la doctrina de la iglesia y crear la “Confesión de Fe de Westminster” (a la cual adherimos los autores del blog) afirma en el capítulo dos, acerca de Dios y la Santa Trinidad, que “No hay sino un solo Dios… En la unidad de la Divinidad hay tres personas, de una misma sustancia, poder y eternidad; Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo.

En ambos documentos se comienza hablando de la unidad de Dios, ambos hablan de “un solo Dios” por lo que la unidad de Dios será nuestro punto de partida.

En Marcos 12:29-30 Jesús dice a uno de los escribas que el primer mandamiento es “Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas,” citando las palabras de Moisés en Deuteronomio 6:4-5. “Jehová uno es” es una maravillosa confesión de fe, la confesión de que Jehová, el Señor, es uno y el único Dios verdadero y por eso se merece que lo amemos con todo nuestro corazón, alma, mente y fuerzas.

Deuteronomio 32:39 también nos habla de esta unicidad de Dios: “Ved ahora que yo, yo soy, Y no hay dioses conmigo; Yo hago morir, y yo hago vivir; Yo hiero, y yo sano; Y no hay quien pueda librar de mi mano.” Dios habla de su unicidad tanto numéricamente (No hay dioses conmigo) como con relación a lo que puede hacer (Dios es único en sus hechos).

Pero el pueblo de Dios no sólo fue monoteísta en el tiempo del Antiguo Testamento sino que también lo es después de la venida de Cristo. Un texto clave que habla del monoteísmo en el Nuevo Testamento es 1 Corintios 8:4 donde Pablo escribe: “Acerca, pues, de las viandas que se sacrifican a los ídolos, sabemos que un ídolo nada es en el mundo, y que no hay más que un Dios.” El mismo apóstol escribe en 1 Timoteo 2:5 “Porque hay un solo Dios.”

Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento hemos encontrado pruebas que nos hablan de un Dios en una sustancia, usando la palabra del Credo de San Atanasio. Según el Dr. Heber de Campos en su libro “El Ser de Dios y sus Atributos” el término griego que se utilizó en el credo es“ousia”, mismo término que fue usado en los credos primitivos de la Iglesia para designar al Ser Divino, se entendió, en la historia de la teología, como sinónimo de physis (naturaleza). La palabra “naturaleza”, por lo tanto, ha sido la más común y constante para indicar la esencia divina. Ella habla de lo que Dios es, pero nada dice de su carácter tripersonal. La palabra “naturaleza” se relaciona a lo que es común en las tres personas de la Trinidad, y no a la particularidad de cada una de ellas. Hay una sola esencia (o naturaleza) de Dios, que es compartida por las tres personas.

Podemos decir, entonces, con el Dr. De Campos, que “Dios tiene más que un modo triple de existencia. Son realmente tres personas distintas que coexisten o subsisten en el Ser que es numéricamente uno. No son tres individuos separados, sino un solo individuo subsistiendo en tres personalidades distintas, sin ser separadas. Las tres constituyen al Dios único, vivo y verdadero. El Ser Divino, por causa de su infinidad, eternidad, poder, etc., exige ser de la forma que es, tripersonal, sin que nos sea posible penetrar los misterios de la naturaleza interior de Dios.[18]

Notas

[0] Daniel Asenjo, Teología Propia, p. 21-24,Instituto Teológico Jorge Muller, Bs.As. Argentina,año 2009.

[1] Floreal Ureta, Elementos de teología cristiana,p. 69-70,CBP,El Paso,Tx.,USA,1988

[2] ibid, p. 69

[3] L. Bonnet y A. Schroeder,Comentario del Nuevo Testamento, (El Paso:Casa Bautista de Publicaciones,1986) cit. en ibid

[8] Teología Propia,p.20,op. cit.

[9] Elementos de teología cristiana, pag. 70-71,op. cit.

[10] Roy T.Edgemon, “Las doctrinas que creen los bautistas“,p.18, Convention Press, Nashville, Tennesse,USA

[11] http://www.islamenlinea.com/relig-comparadas/rel4.html

[12] Las doctrinas que creen los bautistas,p.18-21,op. cit.

[13] Luisa J.de Walker ¿Cual Camino?,p.228-232,ed. Vida,Deerfield,Florida,USA,1968

[14] Luisa J.Walker,¿Cual Camino?,ed. Vida

[15] Ibid

[16] http://reformadoreformandome.wordpress.com/2008/10/03/la-trinidad-en-la-biblia/

[17] Textos originales en “The Oecumenical Documents of the Faith”, T. erbert Bindley, 4ª ed. rev. F.W. Green, London ,cit. en Wikipedia, Trinidad (cristianismo)

[18] http://reformadoreformandome.wordpress.com/2008/10/03/la-trinidad-en-la-biblia/


Comments



Tu deberías estar Logueado para postear un comentario.

Nombre (requerido)

Email (requerido)

Sitio web

Speak your mind