NOCIÓN DEL “SER”:

Junio 9, 2009 |  Tagged , |

NOCIÓN DEL “SER”:

1°) El concepto de SER tiene la máxima extensión. Es predicado esencial de todo lo que existe o puede existir.

Por tener la máxima extensión, tiene la mínima comprensión. Es el concepto más simple que tenemos. Por eso resulta imposible definir, en sentido estricto, el SER. La definición clásica, filosófica, se hace por el género próximo y la diferencia específica. El concepto de SER no admite distinción de género y de diferencia específica. Por eso no se puede definir.

2°) Al ponernos en contacto con alguna cosa, lo primero que intuimos es que se trata de un ser; vale decir, algo fuera de la nada, algo que existe de alguna manera. También llamamos ser a lo que tiene solamente capacidad para existir.

3°) Si bien no podemos definir qué es el ser, conocemos cuáles son los seres.

Son seres, según la escuela tradicional realista:

a) Todo lo que existe en él orden material.

Ejemplos: Plantas, minerales, astros, animales, hombres.

b) Los seres posibles; es decir, los que no existen en el orden real, pero los concebimos con capacidad para existir.

Ejemplos: Los hombres que habrá en los siglos venideros. Los pisos de material plástico.

c) Los entes de razón, que tienen existencia en el entendimiento, y no fuera de él.

Ejemplos: Los conceptos matemáticos. Los conceptos universales. Los conceptos de género y especie.

d) Los seres inmateriales o espirituales.

Ejemplos: Las almas humanas. Los ángeles. Dios.

I. – ESENCIA Y EXISTENCIA:

1. ESENCIA:

a) Noción de ella: Por esencia se entiende “lo que un objeto es”. Aquello por lo cual una cosa es lo que es, y no es otra cosa.

Ejemplo: La esencia de una circunferencia es aquello que hace que sea circunferencia, y no otra figura alguna.

b) Es un principio constitutivo de todos los seres, así del increado, que es Dios, como de los creados, de los seres reales, de los posibles y de los entes de razón.

c) ¿Es la esencia un principio constitutivo del ser en el orden ontológico (el orden real de las cosas) o solamente en el orden lógico (del concepto)?

En otras palabras, ¿es la esencia el contenido intelectual que constituye el concepto que tenemos del ser, o es un principio constitutivo de los seres tales como existen?

En rigor, la esencia es el concepto que la inteligenciajor-ma de lo que es una cosa. Es lo inteligible del ser; vale decir, lo que la inteligencia entiende que es un objeto. Como tal, es un ente del orden lógico, más bien que del ontológico.

Pero, según la escuela realista, el concepto mental de un objeto real corresponde a una realidad del orden ontológico. La cosa es conocida por la inteligencia como poseedora de esa esencia, porque es así en el mundo real.

De acuerdo con esta teoría, la esencia de una cosa real es también del orden ontológico.

N. B. — Quizá fuera mejor reservar el término esencia para indicar el ente lógico, y emplear otro término -por ejemplo, SUSTANCIA-, para indicar el ente ontológico. Reconozco que tal precisión de términos es casi desconocida en los tratados. Pero su adaptación significaría una distinción y una aclaración importantes.

2. EXISTENCIA:
a) En sentido amplio: Es un predicado atribuible a todos los seres: reales, posibles, o meramente mentales. Todos tienen alguna clase de existencia: unos, en el mundo real, y otros, en la mente divina o humana.
b) En sentido estricto: Es un predicado que se atribuye tan sólo a los seres del mundo real. Dice pasaje efectuado del estado de meramente posible al estado de actualización en el mundo real.

Tomás de Aquino (1225-1274). Religioso dominico. Cumbre eminente de la escuela escolástica. Teólogo y filósofo de perenne actualidad.
c} Atribuimos este predicado a la esencia, solamente cuando ha sido actualizada en algún ser concreto del mundo real. Expresa una perfección, que no compete a la esencia meramente por ser tal, sino por razón de la actuación de alguna causa eficiente, que, de ser posible, lo convirtió en cosa existente en el mundo real.
Ejemplo: El cohete interespacial de combustible sólido era una mera posibilidad hace veinte años; era un ente posible. La mente conocía que su esencia estaba exenta de toda incoherencia. Cuando se construyó el primer cohete interespacial de combustible sólido, el ente, antes solamente posible, se convirtió en existente, en el mundo real. La esencia de ese aparato se perfeccionó con la existencia.
3. DISTINCIÓN ENTRE ESENCIA Y EXISTENCIA:
a) En el orden lógico (el de los conocimientos) hay ciertamente distinción entre esencia y existencia.
b) En el orden Mitológico (el de la realidad de las cosas) algunos filósofos sostienen que hay distinción real entre esencia y existencia; pero otres lo niegan.
En cuanto a Dios, no hay de seguro diferencia entre esencia y existencia. A la esencia de Dios pertenece necesariamente el acto de ser existente. Su esencia es existir infinitamente.
II. – ACTO Y POTENCIA:
1. Por POTENCIA entendemos:
1º) La capacidad de adquirir existencia en el mundo real.
Esta potencia se llama objetiva. Es la capacidad para existir de una esencia intelectual no perfeccionada con la existencia. Supone en ella una no-repugnancia a existir.
Ejemplo: La potencia que tiene para existir la bomba atómica neutra.
2º) La capacidad de realizar operaciones.
Ejemplo: Estoy en potencia para realizar serios estudios metafísicos, y asi alcanzar conocimientos profundos en esta rama de la Filosofía.
Esta potencia se llama subjetiva activa. Es capacidad de un sujeto para obrar, para producir algo.
3º) La capacidad de recibir en sí alguna modificación, sea con adquisición de alguna perfección nueva, sea con la pérdida de alguna ya poseída.
Ejemplos: El capitán está en potencia para ser coronel y general. Estoy en potencia de perder la vista. Un accidente puede privarme de ella.
Esta clase de potencia se llama subjetiva pasiva. Se denomina así, porque la modificación es considerada posuSTé”por la actividad que puede realizar un agente distinto del sujeto.
2. EL ACTO
1º) Por ACTO se entiende el pasaje efectuado del estado de mera potencia a la condición que resulta de la realización del término de esa potenciar”
Ejemplo: Ahora estoy en el acto de existir. Exista_ Estoy en potencia para conocer el secreto de la bomba atómica. Si algún día llegase a conocer ése secreto, ya no estaré más en potencia para ese conocimiento. Estaré en acto con respecto a él. Habré adquirido ese conocimiento.
2º) Con la teoría del ACTO y de la POTENCIA quiso Aristóteles explicar las incesantes modificaciones que observamos en las cosas del mundo sensible.
3°) PARMENIDES sostuvo que los cambios que percibimos en las cosas, son meras ilusiones de los sentidos. El ser no cambia nunca. Es estático. No puede cambiar, puesto que es uno e inmutable, siempre idéntico a sí mismo.
4º) HERACLITO ya había advertido ese devenir constante de las cosas, y había adelantado una teoría al respecto. Decía: “No hay seres estáticos, sólo hay seres dinámicos”. “Nada existe; porque todo lo que existe, existe en un momento, y al instante siguiente ya no existe, sino que es otra cosa distinta la que existe en ese nuevo instante. El existir es un perpetuo cambiar, un continuo devenir, un constante fluir de ser algo a no ser eso, sino otra cosa.”
5º) ARISTÓTELES presentó otra explicación:
a) Los seres del mundo sensible existen. Éste es el testimonio espontáneo y natural de los sentidos y de la razón, como consecuencia de la experiencia.
b) Puesto que existen, ya están en acto, en cuanto a la existencia.Poseen sus propiedades sustanciales; por lo tanto, están en acto respecto a esas propiedades.
c) Pero la existencia demuestra que estas cosas existentes, sensibles, se modifican constantemente. Estas modificaciones son posibles; porque, además de lo que ya tienen en acto, tienen sus potencias, o sea su capacidad de realizar determinadas operaciones, de adquirir ciertas perfecciones o de recibir ciertas modificaciones.
d) Pueden concebirse, por lo tanto, en el objeto:
— un acto permanente e invariable: su existencia y sus propiedades sustanciales;
— una serie de potencias o capacidades de adquirir nuevos actos, que pueden ser obtenidos por la actualización de dichas potencias.
De esta manera se puede conciliar algo estático con el dinamismo y el devenir constante de las cosas.
III. – SUSTANCIA Y ACCIDENTE:
1. SUSTANCIA:
1º) En sentido relativo: Es el acto permanente e invariable de un ser, base de todas sus potencias, fundamento y receptáculo de los demás actos que en él se dan o pueden darse.
Dar existencia a un” ser significa estrictamente hacerlo pasar del estado de mera posibilidad a la actualización de su esencia en el mundo real. Su existencia, por tanto, supone un acto, la actualización de su esencia.
Ahora bien; la actualización de la esencia de un ser en el mundo real constituye la “sustancia” de ese ser. Por consiguiente, mientras existe dicho ser, conserva su sustancia. Si hubiese alguna mutación en las propiedades sustanciales, dejaría de ser lo que es, para convertirse en otro ser. Mientras es lo que es, posee la misma, invariable sustancia.
El ser existente es capaz de adquirir nuevos actos; pero siempre, sin perder el acto permanente de su sustancia.
2º) En sentido absoluto: El concepto de sustancia encierra otra nota más, que es característica de ella: la propiedad de existir en sí, o subsistir sin necesidad de sujeto de inhesión.
a) Se llama sujeto de inhesión un ser completo en su especie, que recibe, por unión intrínseca, una perfección que se suma a sus propiedades específicas, sin cambiarlo de especie. El sujeto no necesita esta perfección para existir, y ser lo que es. Puede existir igualmente sin ella.
En cambio, la perfección, que se suma a las cualidades específicas de un ser, no puede existir sin el sujeto de inhesión. No puede existir sino en el sujeto de inhesión.
Ejemplo: El hombre, completo en su especie —vale decir, que reúne en sí, en acto, todas las cualidades esenciales de hombre, y por ende, la sustancia humana—, recibe cierto perfeccionamiento de su especie, pero sin cambiar ésta en otra, por el hecho de tener dos brazos.
El hombre, completo en su especie, es sujeto de inhesión para la perfección de bímano. Puede existir y ser hombre sin tener dos brazos. Pero los dos brazos de un hombre no pueden existir como tales sino en un hombre. Dos brazos humanos separados de la unión intrínseca con el cuerpo, en rigor, ya no son brazos de hombre, sino dos trozos de sustancias orgánicas. b) Ahora bien; la sustancia puede ser sujeto de inhesión, al que vaya unida una perfección. Pero nunca puede tener sujeto de inhesión, al que se una intrínsecamente, para perfeccionarlo. Esta nota de no tener nunca sujeto de inhesión, y por consiguiente, de subsistir en sí, es algo distintivo, característico de la sustancia.

2. ACCIDENTE:
1) En sentido lógico: Accidente es todo aquello que, sin pertenecer a la esencia de una cosa, puede ser predicado de ella.
Ejemplo: Se puede decir del hombre, en ciertas circunstancias, que está alegre. Lo de estar alegre es un accidente del hombre. No pertenece a la esencia de él.
2) En sentido ontológico: El accidente es el ser que existe en otro, que le es sujeto de inhesión.
Es todo ser que, para existir, necesita o exige estar en otro, que le es sujeto de inhesión.
Ejemplo: Pedro es abogado. El hecho de ser abogado es una característica que ha adquirido Pedro. Es una cualidad que se ha unido intrínsecamente a su sustancia individual, para perfeccionarla, pero sin cambiar su especie.
La sustancia individual de Pedro es el sujeto de inhesión de la cualidad abogado. Ésta no determina a Pedro en su especie. No es una cualidad que se halla siempre en toda sustancia de hombre. Pedro sería igualmente hombre, aunque no fuera abogado. Es una cualidad que puede faltar en una sustancia humana individual, sin que ésta deje de ser íntegramente sustancia humana.
Además, es una cualidad que no puede existir sino en una sustancia, que le es sujeto de inhesión. El ser abogado no puede existir sino en un hombre.
Por lo tanto, ser abogado es un accidente.
3) Sólo mentalmente, por abstracción, podemos concebir un accidente separado de la sustancia que le es sujeto de inhesión. Sólo por milagro pueden darse, en la realidad, accidentes separados de las sustancias.
4) En lenguaje más sencillo y más comprensivo, podemos decir que accidentes son todas aquellas cualidades que puede poseer un ser, o no poseerlas, sin dejar de ser lo que es específicamente.
Ejemplo: Un gato puede ser negro, gordo, pesado, viejo… Pero aunque fuera de otro color, más liviano, más delgado, más joven, no dejaría de ser gato. Se trata de cualidades que el gato puede poseer o no, sin dejar de ser gato. Son cualidades accidentales.
PRINCIPIOS EXTRÍNSECOS DEL SER
Los principios extrínsecos de los seres son las causas que actuaron en su producción.
1. CONCEPTO DE CAUSA:
1º) Concepto tradicional: Una causa es un principio por cuyo influjo algo pasa del no – ser al ser, de la mera potencia al acto.
Ejemplo: La combustión de dos o más sustancias produce calor. La causa del calor es la combustión de las sustancias.
De acuerdo con esta concepción, la causa realiza un influjo real, del cual deriva forzosamente el efecto. Cada vez que la causa ejerce ese influjo, se debe producir dicho efecto. Hay un nexo forzoso entre la causa y e] efecto, de suerte que, sin el influjo de la causa, no se puede dar el efecto.
2º) Concepto moderno: HUME y los POSITIVISTAS negaron la posibilidad de conocer, por la experiencia, el influjo forzoso de la causa en la producción del efecto. La experiencia —dijeron— nos revela solamente que hay una relación de sucesión constante entre el fenómeno antecedente, que llamamos causa, y el fenómeno consecuente, que llamamos efecto. No nos revela cosa alguna de un nexo forzoso entre ellos.
a) ¿Por qué, entonces, solemos atribuir nexo forzoso a esa suce¬sión constante?… Los positivistas lo explican de esta manera:
Por razón de experiencias, repetidas innumerables veces, que nos muestran que tal antecedente es seguido siempre de tal consecuente; nuestro intelecto adquiere una inclinación a esperar siempre al consecuente después del antecedente. Y como esto ocurre todas las veces, acaba por atribuir necesidad a esa sucesión.
b) Demos que esta explicación del nexo forzoso, que atribuimos a ambos fenómenos, sea satisfactoria, si bien no sea de ningún modo evidente. Pero ¿cuál es la razón suficiente que explica por qué, en la práctica, el antecedente va siempre seguido del consecuente? ¿Mera casualidad?… Tantas y tan constantes repeticiones del mismo suceso, en la misma forma, nos inducen a la conclusión obvia de que no puede ser la mera casualidad. La verdad es que si no admitimos un influjo real del antecedente en la producción del consecuente, no hallamos otro modo satisfactorio de explicar la sucesión constante de los dos. Los positivistas no pudieron encontrar una razón suficiente.
c) Si negamos el principio de causalidad —y algunos filósofos, como MACH, lo hicieron en forma absoluta—, tenemos que desechar también toda esperanza de llegar al conocimiento de leyes de la naturaleza. Si no hay causalidad, no hay leyes. Las ciencias se convierten,
entonces, en investigaciones de estadísticas y en cálculos de posibilidades.
d) La admisión de la teoría de los positivistas, lejos de resolver los problemas que puede suscitar la opinión tradicional, deja en pie éstos y crea otros más, y nos coloca en la angustiosa situación racional de no hallar solución satisfactoria para asuntos de máxima importancia, como son la existencia de leyes verdaderas, la validez de los conocimientos científicos, etcétera.
3º) Otros filósofos, como KANT y MEYERSON, atribuyen la elaboRación de la relación de causa y efecto a una operación espontánea y necesaria de la razón. Nuestra mente —dicen— tiene que ver las cosas de esa manera. Tiene que percibir en la producción del consecuente un nexo necesario con el antecedente; no porque así suceda siempre en la realidad, sino porque las leyes necesarias del pensamiento lo llevan a eso.
Esta concepción de causalidad reduce nuestros conocimientos científicos a meras apariencias subjetivas de la realidad; y por ende, abre una ancha puerta al escepticismo de su verdad.
Conclusión: Por las razones mencionadas, no nos apartamos de la opinión tradicional. Juzgamos que debe de haber algún influjo real del antecedente en la producción del consecuente; si bien reconocemos que, en muchos casos, podemos ignorar la naturaleza de este influjo.
2. DIVISIÓN DE LAS CAUSAS:
1º) La CAUSA EFICIENTE: Es la que, con su acción, produce algo.
Ejemplos: Policleto esculpe una estatua. Policleto es la causa eficiente de la estatua.
Un artífice construye una máquina. El artífice es la causa eficiente de la máquina. Con su acción la produce. La causa eficiente puede ser:
a) Física: Es la que, con su propia acción física, produce el efecto. Ejemplo: Pepe coloca una bomba en una tienda. Él es la causa física de esta acción.
b) Moral: Aquello que de tal manera contribuye a la producción del efecto, que éste se le imputa.
Ejemplo: Guillermo persuadió a Pepe a poner la bomba en la tienda. Guillermo es causa moral de esa acción.
e) Intencional: Cuando el efecto producido es el que intentó el agente. Ejemplo: Policleto hace la estatua que quiso hacer.
d) Accidental: Cuando el efecto producido por la acción no fue intentado ni previsto.
Ejemplo: Pedro arroja algo por la ventana de su habitación al jardín. El objeto arrojado pega a la madre de él en la cabeza. Él no quiso pegar a su madre, ni previo que podía estar en el jardín. Es causa eficiente accidental del golpe recibido por la madre.
e) Próxima: Cuando influye inmediatamente en la producción del fenómeno consecuente.
Ejemplo: Causa próxima de la Revolución Francesa fueron los que, de hecho, la llevaron a cabo.
f) Remota: Lo que influye en la producción del efecto, pero a través de otras causas intermedias.
Ejemplo: Los filósofos de la Enciclopedia fueron causa eficiente, remota, de la Revolución Francesa. Con sus escritos sembraron las ideas que germinaron en el hecho. A esto se refiere el axioma: “La causa de la causa es causa de lo causado”.
2º) La CAUSA MATERIAL: Es aquello de lo que se hace algo. Ejemplos: El mármol con que se hace una estatua, es causa material de ésta. El acero con que se fabrica una bicicleta es la causa material de ésta.
3º) La CAUSA FORMAL: Es aquello por lo cual algo que ha sido hecho, es lo que es.
Ejemplo: La figura de Apolo, que, esculpida en el mármol, hace que la estatua sea de Apolo y no de otro, es la causa formal de esta estatua.
La especial configuración de cada una de las partes y la determinada distribución y unión de éstos en el todo, son la causa formal de la bicicleta. Ellas explican por qué es bicicleta y no carretilla.
4º) La CAUSA FINAL: Es aquello que mueve a obrar, y por cuya consecución se realiza la acción.
Ejemplo: Policleto quiere ganar un talento de oro. Por eso hace la estatua. La causa final de su acción es el talento de oro que quiere obtener. La causa final puede ser:
a) El fin intrínseco: Es el fin de la obra en sí. Es el fin al que está destinado, por su naturaleza, el objeto producido.
Ejemplo: El fin intrínseco del que hace un reloj es construir un instrumento que marca las horas.
b) El fin extrínseco: Es lo que se propone el que hace la obra.
Ejemplo: Hacer relojes para ganar dinero. La ganancia es el fin -extrínseco de su actividad.


Comments



Tu deberías estar Logueado para postear un comentario.

Nombre (requerido)

Email (requerido)

Sitio web

Speak your mind