LA PERSONA DE DIOS

¿Quién es Dios?

Este ha sido un interrogante para el ser humano a lo largo de los siglos. Grandes pensadores de la historia reflexionando acerca de El llegaban a conclusiones extremas que fueron condicionando a generaciones enteras de seres humanos:

“Es difícil (decía Platón) investigar y hallar al Diseñador y Padre del Universo, y si se le pudiera encontrar, sería imposible explicárselo a otros de manera que lo pudieran comprender”

Aristóteles hablaba de Dios como “la causa suprema, soñado por todos pero a Quien no conocía nadie”.
Maimónides el sabio judío, decía en “Guía de los perplejos” que entender a Dios era como pretender sacar perlas del fondo de océano; quien sabe nadar alcanza el objetivo, el que no se ahoga. De esta manera limitaba la comprensión de Dios y sus hechos a un grupo de iluminados que estuviera lo suficientemente capacitado mental y físicamente para hacerlo.

El mundo antiguo no dudaba que hubiera un Dios o dioses, pero creía que era imposible conocerle o conocerlos. Además, pensaban que no tenían ningún interés en la humanidad o en el mundo. En un mundo sin Cristo, Dios era un misterio y un poder, pero no un amor; no había nadie a Quien elevar los brazos en busca de ayuda, o los ojos, en busca de esperanza.

Podemos llegar a la conclusión de que el SENTIDO de la vida se encuentra en Dios, pero esto no es suficiente porque entonces seguiremos preguntándonos: “¿Quién es El?”, ya que al descubrirlo definiremos nuestra fe. Esta pregunta indica nuestra búsqueda de SIGNIFICADO, es decir tratamos de entender aquello que se escapa de nuestra capacidad de comprensión

Moisés tenía dos interrogantes que lo atormentaban en este encuentro con El Señor:

¿Quién soy yo?
¿Quién es Dios?

Y encontró la respuesta en una zarza ardiente…

  • “Entonces Moisés dijo: Iré yo ahora y veré esta grande visión, por qué causa la zarza no se quema. Viendo Jehová que él iba a ver, lo llamó Dios de en medio de la zarza, y dijo: ¡Moisés, Moisés! Y él respondió: heme aquí… Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob…Ven, por tanto ahora, y te enviaré a Faraón, para que saques de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel. Entonces Moisés respondió a Dios: ¿Quién soy yo para que vaya a Faraón, y saque de Egipto a los hijos de Israel?. Y él respondió: Ve, porque yo estaré contigo… Dijo Moisés a Dios: He aquí que llego yo a los hijos de Israel, y les digo: El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros. Si ellos me preguntaren: ¿Cuál es su nombre? ¿qué les responderé?. Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros” (Éxodo 3:4-14)

Dios no le respondió satisfactoriamente ninguna de las dos preguntas. El simplemente dijo:

Ve, porque yo estaré contigo…
YO SOY EL QUE SOY
Moisés, un verdadero varón de Dios, seguramente estaba tan perplejo como usted o yo podemos estarlo a la hora de tratar de entender a Dios. La verdad es que El no nos da demasiadas explicaciones, simplemente hace Sus Obras y espera que nosotros tengamos la sensibilidad suficiente como para atribuírselas…

Recordemos: El es Quien es y está con nosotros si lo buscamos…

Dios es una persona y como tal con las facultades y los elementos básicos que componen la personalidad de un individuo, porque fuimos creados a su imagen y semejanza, poseyendo c/u de nosotros características que componen la parte inmaterial del hombre y fueron transmitidas por el mismo.

Por eso la Biblia utiliza al describir sus acciones, antropomorfismos para que podamos entenderlo y conocerlo, comprendiendo las funciones y cosas que Dios realiza sin necesidad de tener órganos como los nuestros, (Sal.94:9), Pero al mirarlo así, tenemos que abstenernos de todas las limitaciones e imperfecciones nuestras, porque es en esencia ESPÍRITU, Jn.4:24.

Pese a su ser inmaterial, Dios se puede Revelar al hombre

Al hablar de Amor, no solo hablamos de su ser sino de la naturaleza de su carácter, “Dios que no necesita de nadie ni nada por las mismas condiciones de su ser, quiere dar de si mismo a otros, sea en el misterio de comunicación dentro del seno de la trinidad, sea por la operación de su gracia en sus obras, con referencia especial a seres inteligentes” (Trenchard, Estudios de Doctrina Bíblica).

Al hablar de Luz, estamos hablando de su santidad, como esencia de la perfección de Dios mismo, El es entera y totalmente otro, distinto a todo lo existente, es Único.

A. Elementos constitutivos de toda Personalidad:

La personalidad esta formada por tres elementos: Intelecto, Sensibilidad y Voluntad. No hay personalidad sin estos elementos, tanto sea en el orden divino, humano o Angélico.

Estas son características que tenemos también nosotros ai ser creados a su imagen y semejanza que nos distingue de) resto de la creación
Su Inteligencia & Dirige 3ob.38:2-6, 36-37
Su Sensibilidad •* Desea, Ama, Aborrece 3n.l3:l,3:16,Sat.45:7
Su Voluntad -# Decide ls,46;lQ

B. Antropomorfismos

Algunos de los que encontramos en la PALABRA
Rostro Gn.32:30, Sa1.44:3 Pies Is.60′13; 66:1
Boca Is.58:14 Manos Esd.8:31
Ojos 2a GM6-.9 Oídos Nm.ll’.l
Brazos Sai.44:3 ¿

C. Actos que manifiestan y distinguen a Dios como Persona

Actos

Crea

Gn. 1:1

Oye

Sal.94:9-10

Destruye

Gn. 18:20, 19:24-25

Aborrece

Pr.6:16

Provee

Sal. 104: 27-30

Sufre

Gn.6:6

Enaltece

Sal. 75:6-7

Ama

iajn.3:l

Cuida

1a P. 5:6-7

Otros

D. Títulos que se le confieren

Creador Is. 40:12 Presentador Sal. 121:3-8
Juez Sal.9€:10 Pastor Gn. 49:24
Rey Sal 47:2, 7-8 Santo Lc l:49
Defensor Sal. l8:35

Fuentes:

  • Instituto Bíblico “Jorge Müller” - Teología Propia
  • daresperanza.com.ar

Comments



Tu deberías estar Logueado para postear un comentario.

Nombre (requerido)

Email (requerido)

Sitio web

Speak your mind